Segundo confinamiento en mes y medio para Íscar y Pedrajas

El Gobierno autonómico ordena nuevamente aislar ambos municipios vecinos de la provincia de Valladolid al existir riesgo de transmisión comunitaria por Covid

Por segunda vez en este verano que aún no ha terminado, los municipios vallisoletanos vecinos de Íscar y Pedrajas de San Esteban, de unos diez mil habitantes entre ambos, tendrán que aislarse de nuevo del resto de la provincia, de la Comunidad y del país, para contener a la Covid, debido al extraordinario repunte de contagios y brotes en esta zona de la provincia vallisoletana pero sobre todo por el riesgo de transmisión comunitaria que existe.

El Gobierno autonómico ha ordenado a primera hora de esta tarde el confinamiento de ambas localidades, donde sigue lloviendo sobre mojado. Y es que cuando aún casi no se han recuperado de la primera cuarentena, que tanto daño hizo en lo económico al producirse a principios de agosto, el más turístico y con mayor afluencia de familias que tienen en estas dos poblaciones segundas residencias para disfrutar del periodo estival, ahora se encuentran con este nuevo batacazo.

La decisión se ha adoptado para contener el aumento de la epidemia en estas zonas de la provincia de Valladolid, donde la capital se encuentra en su tercera semana bajo medidas restrictivas, aunque aún se desconoce qué tipo de medidas restrictivas se incluirán en este nuevo confinamiento, si serán las mismas que hace mes y medio o no.

El pasado pero no tan lejano 2 de agosto la Junta decidió confinar estas dos poblaciones, las primeras de Castilla y León que en la nueva normalidad se vieron afectadas por estas medidas ante el número de positivos de coronavirus. La cuarentena generalizada finalizó pasados 14 días al mejorar la situación epidemiológica que ahora ha vuelto a complicarse.

La zona básica de salud de Íscar, que incluye el municipio de Pedrajas de San Esteban, suma 88 casos de coronavirus en los últimos siete días y 119 en los últimos 14 días, con unas tasas por cada 10.000 tarjetas sanitarias del 77 y del 104. Además, en el caso de la localidad iscariense hay varios brotes que preocupan y uno de ellos en una guardería con seis casos positivos.

Con estos dos confinamientos y los de Pesquera de Duero, también en Valladolid, y Sotillo de la Ribera, en Burgos, Castilla y León sumaría cuatro municipios en aislamiento preventivo que afecta a más de once mil habitantes como medida de prevención y contención de una pandemia que parece no tener fin.

Además, las ciudades de Valladolid y Salamanca mantienen hasta el miércoles de la semana que viene una serie de restricciones frente al virus, como limitaciones de aforos en espacios cerrados, en lo que será su tercera semana en esta situación, lo que ha obligado a ambas localidades a suspender numerosos eventos culturales y sociales en la calle.