Podemos denuncia el “desamparo” de feriantes y vendedores ambulantes y pide que se facilite su actividad

Su líder, Pablo Fernández, advierte de la delicada situación del sector, reclama ayudas específicas a la Junta y que los ayuntamientos se impliquen eliminando tasas y burocracia

La crisis sanitaria del coronavirus está poniendo en serio riesgo de supervivencia a miles de negocios de todos los sectores, que se las están viendo y deseando estos meses de pandemia para mantenerse a flote y lo que les espera. Y uno de estos gremios, que se está viendo gravemente perjudicado y amenaza con dejar en la calle a miles de familias, y nunca mejor dicho, ya que trabajan en ella y viven de que haya gente en las calles, es el de los feriantes y los vendedores ambulantes, a quienes la Covid está poniendo en peligro su modo de vida y subsistencia.

La suspensión de las fiestas patronales en todos los municipios de Castilla y León ha sido un golpe muy duro para los feriantes, que han visto menguados al mínimo, que es cero euros, sus ingresos este verano, donde suelen hacer siempre su particular “agosto", mientras que el repunte de contagios y brotes en toda la Comunidad, muchos de ellos en el medio rural, también está obligando a los ayuntamientos a tomar medidas drásticas para contener la expansión del virus, como por ejemplo la suspensión de los tradicionales mercadillos.

Y es que se trata de lugares susceptibles de que se registren masificaciones, sobre todo ahora en verano y con el buen tiempo reinante, lo que está provocando pérdidas económicas importantes para los vendedores ambulantes, que están paralizados sin poder hacer nada y perdiendo en muchos casos sus productos, especialmente en el caso de los que se dedican a la alimentación. Por ejemplo, la localidad vallisoletana de Peñafiel, que este jueves debería acoger su mercadillo pero que por culpa de la pandemia se ha vuelto a aplazar por cuarta semana consecutiva y hasta mejor ocasión, que la situación epidemiológica de la zona lo permita.

Ante esta situación, y tras reunirse ayer miércoles con representantes del sector, el secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, ha mostrado este jueves su apoyo a feriantes y vendedores ambulantes y demanda medidas, tanto a la Junta en forma de ayudas específicas, como a los ayuntamientos de la Comunidad, a los que pide también su implicación y que, por ejemplo, eliminen tasas y burocracia “como se ha hecho con otros colectivos”, asegura, para que este gremio pueda desarrollar su actividad en su totalidad en los mercados de la Comunidad y coger un poco de aire.

Según informa Podemos en un comunicado al que ha tenido acceso este periódico, los representantes de venta ambulante denuncian principalmente las “trabas administrativas” que se encuentran al ejercer su actividad o la pérdida de ingresos que sufren cuando se les ha permitido ejercerla pero reducida al 50 por ciento.

Fernández también pide a los equipos de Gobierno municipales que se les dé más facilidades para poder desarrollar su actividad al 100 por cien en los mercados, “pero siempre desde el respeto a las medidas de seguridad”, apunta. En este sentido, el líder de la formación morada asegura que es “perfectamente” compatible en los mercados al aire libre.

“Se trata de un sector crucial para Castilla y León porque son dinamizadores económicos y sociales al llegar a muchos pueblos de la España que se vacía además de ayudar a su repoblación”, destaca Fernández, quien advierte del “desamparo” que sufren feriantes y vendedores ambulantes por parte de las administraciones e insiste en la necesidad de echarles una mano en estos momentos tan comprometidos por la crisis sanitaria.