La Junta, disconforme, recurre al TSJ el desconfinamiento judicial de Pesquera de Duero

El Gobierno autonómico insiste en la necesidad de llevar a cabo esta medida ante el riesgo de transmisión comunitaria existente

No por esperado deja de ser noticia, pero este viernes ha amanecido en Castilla y León con la noticia de que el Gobierno autonómico no está conforme con la decisión del juzgado de Valladolid de rechazar las medidas preventivas de contención de la Covid que quiere aplicar en la localidad vallisoletana de Pesquera de Duero, donde el diez por ciento de su población se ha contagiado de esta enfermedad y existe riesgo de transmisión comunitaria. En concreto, la Junta quiere el confinamiento durante catorce días de esta localidad ribereña que afronta con incertidumbre y cierto desasosiego el inicio de la vendimia, y por ello va a recurrir dicho auto ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León, en una decisión que el órgano que preside José Luis Concepción deberá tomar en las próximas horas ante lo delicado del asunto.

Una decisión la del juzgado vallisoletano un tanto polémica por cuanto se da la circunstancia de que la otra localidad que el Gobierno autonómico decidía esta semana que debía confinarse durante dos semanas debido al repunte de contagios y brotes y al riesgo de transmisión comunitaria, el municipio burgalés de Sotillo de la Ribera, no ha corrido la misma suerte, ya que un juzgado de Burgos ha dado el visto bueno a la orden de la Junta de poner en práctica medidas de restricción para contener y evitar la propagación del virus. O que otro juzgado de Valladolid y uno más de Salamanca hayan aprobado la orden igualmente de la Junta de ampliar por una semana más las medidas de restricción impuestas a Valladolid y Salamanca hace ya veinte días ante lo complicado de la situación en ambas capitales de provincia.

Unas medidas entre las que se que incluyen la limitación de entradas y salidas de la población salvo por causas justificadas como pueden ser temas laborales, educativos o de salud, la limitación también de los aforos en espacios cerrados y al aire libre, donde no podrá haber reuniones tampoco de más de diez personas.

Decisión desproporcionada

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número dos de Valladolid rechazaba ayer las medidas sanitarias preventivas adoptadas por la Junta de Castilla y León para la contención de la Covid en el municipio vallisoletano de Pesquera de Duero, de epnas medio millar de habitantes incluido en la zona básica de salud de Peñafiel, ya que considera que “no resulta viable jurídicamente su ratificación al ser notablemente desproporcionadas y estar insuficientemente justificadas”. Para el juez la orden adoptada por la Junta "no contiene en la exposición de motivos ni remite a informe epidemiológico o dato alguno que la sustente”.

De esta forma, frente a las medidas publicadas en el día de ayer en el Boletín Oficial de Castilla y León mediante las que se tomaban medidas de confinamiento en la localidad vallisoletana, el juez señala que “no guardan la más mínima relación ni no tienen la más mínima justificación técnica”, ya que “un informe de situación epidemiológica, por muy bueno y completo que sea (y este no lo es), debe sustentar cada una de las decisiones que se toman”, mientras que “nada de esto se ha hecho”.

Un informe, que tal y como expone el Jugado, “no hace un desglose de ámbitos de exposición e incidencia a diferencia de otros, ni hace mención a los ingresos hospitalarios acontecidos por los 24 casos registrado ni refiere un estudio sobre posibles muertes por COVID-19 ni menos aún por comparación a otros fallecimientos habidos en ese término municipal”.

Asimismo, la sentencia emitida por el Juzgado señala que “no se comparte, en absoluto, la afirmación de la administración demandada referida la proporcionalidad intrínseca de las medidas que se han adoptado con la finalidad para proteger el derecho a la vida e integridad física”.

Pesquera, “prácticamente parada” y con miedo

El alcalde de Pesquera de Duero, José Luis Martínez Lubiano, asegura que a pesar de esta decisión, que hará que esperar a ver su desenlace en función de lo que resuelva el TSJ, el municipio está “prácticamente paralizado” ya que la mayoría de las tiendas, comercios o establecimientos hosteleros están cerrados. “La gente tiene miedo”, afirma el primer edil, en declaraciones recogidas por Efe, en las que explica que los vecinos se están tomando esta situación “con paciencia” pero de forma “responsable” conscientes de que la situación es delicada, no solo en Pesquera, sino en toda España.