La Seminci sale en defensa de la seguridad en las salas de cine

Las cuatro Espigas de Honor de la 65 edición, Javier Cámara, Julio Medem, Gracia Querejeta y María Galiana, advierten también del viraje del cine español hacia la televisión

Javier Cámara, Julio Medem, Gracia Querejeta y María Galiana, reciben Espigas de Honor de la 65ª edición de Seminci
Javier Cámara, Julio Medem, Gracia Querejeta y María Galiana, reciben Espigas de Honor de la 65ª edición de SeminciLeticia PérezIcal

No lo está pasando bien casi ningún gremio con esta crisis sanitaria que parece no tener fin. Pero aparte del sector Servicios, la cultura y el cine están siendo sectores maltratados en esta pandemia por un virus que está alejando a los espectadores de las salas y escenarios y, por ende, están dañando a una parte importante de la economía de este país.

Ante esta tesitura, la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) ha salido en defensa de la seguridad que hay en la salas de cine, en lo que ha sido un alegato y un clamor de este festival que anima a la gente a no dejar de ver y disfrutar el séptimo arte desde la butaca de una sala de cine.

Así lo han puesto de manifiesto este martes las cuatro Espigas de Honor de la Seminci, Julio Medem, Javier Cámara, Gracía Querejeta y María Galiana, presentes en el concurso vallisoletano, quienes ponían en valor el esfuerzo y dedicación de la industria cinematográfica para seguir viva en estos momentos tan convulsos.

La directora madrileña Gracia Querejeta, reconocía que el confinamiento dio al traste en las salas con su ultima película, ‘Invisible’, estrenada el 6 de mazo, fy aseguraba, contundente, que “hoy en día es más seguro ir al cine que al supermercado”.

En términos parecidos se pronunciaba María Galiana, que además de hacer un alegato a favor del cine de sala frente al sofá y el televisor de casa, hizo referencia al Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, donde no se registró tampoco ningún contagio, ni incluso en la capital extremeña durante la duración del festival.

En este sentido, el propio director de la Seminci, Javier Angulo, apuntaba que no se han registrado casos de contagio en ninguna sala de cine y ningún festival. Por su parte Javier Cámara, que está a punto de estrenar ‘Sentimental’, una comedia de Cesc Gay, destacaba que a pesar de tanta incertidumbre y de ver como en Italia han cerrado los cines durante un mes, el estreno de una película en estos momentos es un motivo de alegría que sirve para decir el que el cine continúa vivo.

GRAF9029. VALLADOLID, 27/10/2020.- (izda a dcha) El director de cine Julio Medem, la actriz Maria Galiana, la directora Gracia Querejeta, y el actor Javier Cámara, reciben la Espiga de Honor en la 65 edición de la SEMINCI, este martes en Valladolid. EFE/NACHO GALLEGO
GRAF9029. VALLADOLID, 27/10/2020.- (izda a dcha) El director de cine Julio Medem, la actriz Maria Galiana, la directora Gracia Querejeta, y el actor Javier Cámara, reciben la Espiga de Honor en la 65 edición de la SEMINCI, este martes en Valladolid. EFE/NACHO GALLEGONACHO GALLEGOEFE

El cine español deja las salas por las plataformas

“El cine independiente empieza a no existir. Atravesamos una situación en que la industria depende fundamentalmente de las televisiones. Para hacer una película hay que tener una detrás que compre los derechos o coproduzca”. Son palabras de Gracia Querejeta, quien acerca del futuro del cine y la repercusión de las plataformas de ‘streaming’, alertaba de que en estos momentos la industria cinematográfica depende fundamentalmente de las televisiones y de que para poder hacer una película hay tener detrás una cadena que compre derechos de antena o bien que coproduzca. “En caso contrario, cualquier proyecto se convierte en algo muy difícil de levantar. En estos momentos nuestra industria atraviesa un momento dramático al adolecer de la posibilidad de hacer cine independiente de verdad, y las plataformas no ayudan”, apuntaba

No obstante, la autora de filmes como “Héctor” (2004) y “Siete mesas de billar francés” (2007), afirmaba que el medio “es lo de menos”, ya que lo que realmente importa “es lo que se cuenta, el contenido”, por lo que “nadie se debe espantar” de que las películas vayan directamente a las plataformas o después de un tiempo muy limitado por las salas: “eso no está reñido con la calidad”.

De forma similar se manifestó María Galiana, que reconocía que en hoy en día es “casi imposible” realizar una película de forma independiente sin el apoyo de un grupo de comunicación.

Este viraje de las salas a las plataformas ha incidido de distinta manera en la trayectoria de Julio Medem, al menos durante los dos últimos años en los que llegó a pensar que estaba “perdiendo el sitio” y de que su cine de autor se quedaba relegado a un “público incondicional”, recordaba el creador de “Los amantes del Círculo Polar” (1998) y “Lucía y el sexo” (2000), para quien esta situación también ha cambiado. "Era algo impensable hace dos años”, decía, hasta el punto de que su último filme, “El árbol de la sangre” (2018) recaudó muy poco en taquilla (salas) “y por el contrario ha sido un éxito en Netflix Internacional”.

En este nuevo rumbo, añadía Medem, las plataformas “pueden coexistir con cierto cine de autor”, como le ha ocurrido a él, que se ha adaptado y acabado por amoldarse “a las circunstancias”, convencido de que “hay mucha demanda de lo audiovisual y todo es muy interesante”.

Mientras tanto, Javier Cámara admitía que el poder ha pasado de las televisiones a las plataformas, lamentaba que el “streaming” es el suicidio de las salas, pero a la vez defendía que el talento cinematográfico se mantiene en las series.

GRAF9007. VALLADOLID, 27/10/2020.- La actriz Maria Galiana recibe la Espiga de Honor en la 65 edición de la SEMINCI, este martes en Valladolid. EFE/NACHO GALLEGO
GRAF9007. VALLADOLID, 27/10/2020.- La actriz Maria Galiana recibe la Espiga de Honor en la 65 edición de la SEMINCI, este martes en Valladolid. EFE/NACHO GALLEGONACHO GALLEGOEFE

Ilusión por la Espiga de Honor

Por otra parte, los cuatro galardonados destacaban la ilusión de recibir la Espiga de Honor. El propio Cámara recordaba que como hijo de agricultor y músico que tocaba por la zona de Iscar, este homenaje es especial y más cuando se cumple 30 años de su primera obra de teatro, ‘El caballero de Olmedo’.

María Galiana, por su parte, hacía hincapié en su relación con la Seminci desde que era un festival de “valores humanos y religiosos” y su relación con Valladolid, “una ciudad que me encanta”, mientras que Medem dedicaba esta Espiga a su mujer, la vallisoletana Monse Sanz. Finalmente, Querejeta también destacaba su relación con la Seminci, donde en 1992se llevó el premio Especial del Jurado, gracias a ‘Una estación de paso’.