La rápida actuación de la Policía Nacional salva la vida a un trabajador en Aranda de Duero (Burgos)

El médico de emergencias sanitarias envia a la Comisaría una carta de agradecimiento a los agentes

Agentes de la Policía Nacional de Aranda de Duero
Agentes de la Policía Nacional de Aranda de Duero FOTO: Paco Santamaría EFE

La rápida actuación de efectivos de la Policía Nacional de la Comisaría de la localidad burgalesa de Aranda de Duero fue decisiva para salvar la vida de un trabajador víctima de un accidente laboral atrapado por una máquina industrial el pasado viernes, 5 de marzo, según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno de España en Burgos.

Los policías, que se desplazaron hasta las instalaciones de la empresa, encontraron a un hombre joven herido. Su brazo derecho estaba atrapado entre un rodillo y una cinta transportadora, que un compañero de la víctima intentaba cortar.

Según fuentes de la Subdelegación, “la situación fue muy complicada hasta que los agentes consiguieron con una barra de uña aliviar la presión en el brazo del accidentado y otro compañero con una radial logró cortar la cinta que lo mantenía atrapado”.

Asimismo, indicaron que “una vez liberado, se solicitó la presencia urgente de una ambulancia. Mientras tanto, los agentes observaron la gravedad de la situación ya que el herido sangraba abundantemente temiendo que estuviera afectada una arteria. Inmediatamente taponaron y presionaron la herida con sus manos, relevándose en la tarea mientras trataban de tranquilizar al accidentado, intentando con ello que bajara el ritmo cardíaco y así evitar la pérdida masiva de sangre del herido”.

Una vez acudió la ambulancia y, ante la gravedad de la situación, se procedió rápidamente al traslado del accidentado al Hospital “Santos Reyes” del municipio burgalés abriendo paso un vehículo policial. En el hospital, los médicos confirmaron que se trataba de una herida muy grave con gran pérdida de sangre, mencionando expresamente que la actuación policial había sido “clave” para mantener al accidentado con vida.

Pasados unos días, el médico de la Gerencia de Emergencias Sanitarias que atendió al trabajador tuvo la amabilidad de enviar una carta a la Comisaría de Policía Nacional de Aranda de Duero, agradeciendo expresamente la profesionalidad de los policías y señala que con toda seguridad la gravedad de la herida habría causado el fallecimiento en pocos minutos de no ser por la maniobra de presión sobre la herida que llevaron a cabo los agentes.