Las donaciones en Castilla y León se multiplican por cuatro en un sólo mes

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, se felicita de la “buena acogida” de la rebaja fiscal que ha permitido un ahorro de seis millones de euros en dicho periodo

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ofrece una rueda de prensa sobre asuntos económicos, junto al consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ofrece una rueda de prensa sobre asuntos económicos, junto al consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández CarriedoLeticia Pérez/IcalAgencia ICAL

Buena acogida de la supresión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Castilla y León, cuando se cumple más de un mes de su derogación y que ha propiciado que en ese periodo las donaciones se hayan multiplicado por cuatro, en relación al mismo mes que en 2019, tras contabilizarse un total de 885 operaciones, con una media de 60.000 euros y que ha permitido un ahorro fiscal de seis millones de euros. Las provincias de Salamanca y Burgos han sido, hasta la fecha, las dos donde mayor número se han realizado.

Unas cifras que ofrecía el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, quien argumentaba que este ahorro está cumpliendo con un doble propósito. Por un lado está permitiendo un ahorro importante a cientos de familias de la Comunidad y por el otro repercute en el beneficio de la actividad económica, propiciando un mayor consumo y un incremento de las inversiones. “El dinero que antes estaba paralizado se puede destinar a emprender, a poner en marcha un negocio o a la rehabilitación de una vivienda y todo ello contribuirá al crecimiento económico, a la creación de nuevos puestos de trabajo y a generar nuevas oportunidades de futuro”, señalaba el presidente de la Junta.

El importe de la cuota equivalente asciende a 6.069.399 euros, lo que supone 29 veces más que la del mismo periodo de 2019, que ascendió a 211.314 euros. Todo ello hace que la Junta recaude 150.000 euros menos de ingresos reales.

En referencia a las sucesiones, Fernández Mañueco señalaba que existe un periodo de seis meses para poder autoliquidarlas, por lo que a estas alturas no hay datos significativos.

Hay que recordar que la supresión de este Impuesto supone la práctica eliminación (99 por ciento) de impuestos sobre Sucesiones y Donaciones para los familiares directos, y también se facilita la transmisión anticipada con el objeto de que el relevo intergeneracional de empresas y negocios, así como el emprendimiento, sea una realidad, sin que el pago del impuestos sea una traba para ello.

Balance Pacto de Recuperación

Preguntado por los medios de comunicación, el presidente también ha hecho un pequeño balance del Pacto de Recuperación, cuando se cumple un año de ello, señalando que el 95 por ciento de lo acordado se encuentra “en vía de cumplimiento”. El compromiso mayor, destacaba, se ha producido en el refuerzo del sistema sanitario, aunque también aludía a la teleasistencia gratuita, al incremento de las ayudas al sector de la agroalimentación; las ayudas a los alquileres o la reducción de las tasas universitarias.

En este punto ha criticado que había medidas del Gobierno de Pedro Sánchez, y que el líder socialista en la Comunidad, Luis Tudanca “se iba a implicar”, pero temas como el Ingreso Mínimo Vital, la financiación de la política de empleo o la devolución del IVA “se han quedado en nada de nada”. “Tudanca firmó el pacto y se ha arrepentido y el mayor déficit de este pacto ha sido su falta de colaboración, que se podría definir como boicot”, para referirse a la “indigna y vergonzante” moción de censura presentada por el PSOE.

Respecto al pago del IVA que el el Gobierno debe materializar, Fernández Mañueco, se volvía a mostrar sorprendido de que “no haya habido respuesta” a las peticiones de la Junta. “Cada mes que pasa son 455.000 de intereses para la Junta”, advertía, para señalar a continuación que todos ese dinero irá de manera íntegra “a los autónomos y empresarios que más han sufrido durante la pandemia los embates de la crisis”.