Un juez exonera a una pareja de pagar 110.991 euros de deudas por la Ley de Segunda Oportunidad

El matrimonio, de Arenas de San Pedro, en Ávila, acuerda una deuda asumible con el Juzgado y pueden mantener su vivienda en propiedad tras la amenaza de embargo

Santuario de San Pedro de Alcántara, en Arenas de San Pedro
Santuario de San Pedro de Alcántara, en Arenas de San Pedro FOTO: Ical

Un matrimonio de la localidad abulense de Arenas de San Pedro no tendrá que abonar 110.991 euros de las deudas acumuladas para ayudar a familiares en difícil situación económica, pudiendo mantener su vivienda en propiedad, acordando una deuda asumible, en función de la Ley de Segunda Oportunidad.

La decisión ha sido notificada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción arenense a la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, que ha sido la encargada de asesorarles y ayudarles en este proceso, hasta conseguir esta resolución contra la que no cabe recurso.

Según ha informado dicha Asociación y figura en la resolución, el Juzgado exonera a la pareja “del pasivo insatisfecho”, que llegó a ser de 223.000 euros, “a excepción de los créditos de derecho público y el crédito privilegiado especial que ostenta la mercantil Banco de Santander S.A. por el préstamo con garantía hipotecaria que grava la vivienda habitual de los deudores”.

”Los deudores deberán afrontar su pago mediante la satisfacción de la cuota mensual hipotecaria con regularidad”, según figura en el auto del Juzgado de Arenas, tal y como ya venía haciendo el matrimonio.

Según la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, el matrimonio se encontraba en una “situación laboral estable” que les permitió “contratar diferentes préstamos y tarjetas para ayudar a familiares” que pasaban por un “bache económico”.

”La intención no era mala, pero no supuso una solución definitiva a la falta de ingresos de los seres queridos”, relata la asociación, antes de apuntar que esta situación hizo que “ellos mismos un problema financiero”, ya que la deuda a su nombre “les era imposible de afrontar”.

Fue entonces cuando comenzaron las “llamadas constantes de los acreedores”, reclamando los 223.000 euros que debían, lo que provocó en la pareja una situación de “estrés que les iba mermando poco a poco” hasta que llegó una amenaza de embargo sobre su vivienda.

Por ello, acudieron a la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, especializada en la “Ley de la Segunda Oportunidad”, cuyos letrados, tras estudiar el caso, comprobaron que “cumplían los requisitos necesarios y aconsejaron a los deudores acogerse al procedimiento”.