Crean un aparato de radiografías para detectar la Covid-19 a distancia

Son cabinas que se pueden instalar en espacios públicos o privados

El Hospital del Mar amplia sus instalaciones en su lucha contra la COVID-19
Profesionales sanitarios realizan su trabajo con enfermos de la COVID -19 en la UCI del hospital del Mar de Barcelona.EFE/ Alejandro GarcíaAlejandro GarcíaEFE

Las iniciativas para contener al coronavirus desde cualquier ámbito -tecnológico o médico- no cesan pese a que la epidemia parece remitir. Orcrom Seguridad, una compañía especializada en el ámbito de la seguridad, ha presentado las cabinas Apolo D Smartcheck Al, que se pueden instalar tanto en espacio público como privado, para realizar radiografías de tórax con control profesional -médico- a distancia. Estos aparatos permiten detectar si personas con síntomas compatibles con el Sars-Cov-2 -tos o dolor de cabeza, entre otros- han desarrollado neumonía bilateral –indicio de Covid-19 y de que puede desarrollar problemas-. “El médico ve la imagen a distancia y en 30 segundos te puede decir si tienes neumonía”, asegura un portavoz de la empresa.

Para realizar la radiografía, según explica la propia empresa, se rellena primero un formulario en una aplicación móvil que, mediante “inteligencia artificial, evaluará si hay indicios de coronavirus”. En caso de que sea que sí, en la propia aplicación se dará día, hora y lugar –aunque ofrecerá siempre flexibilidad, es decir, en qué momento y lugar va mejor- para realizar la radiografía. “Tú vas con tu código QR y te atienden. En 30 segundos estarán los resultados”, expone Carlos Bayarri, portavoz de la empresa.

En las cabinas habrá un asistente, pero la valoración la realizará un médico a distancia. Es decir, cada cabina estará vinculada a algún centro sanitario. En caso de que el médico detecte una neumonía bilateral, dará la orden de que el paciente sea trasladado directamente a un hospital. En todo caso, la propia empresa hace énfasis en que el aparato es un sistema de triaje porque es el médico quien hace el diagnóstico. De hecho, precisan que permiten ayudar a las personas que están en peor fase –los asintomáticos o leves no los detectaría-.

En este sentido, consultado por este diario, el doctor Joan Ramon Badia, coordinador médico de la Unidad de Vigilancia Intensiva Respiratoria del Hospital Clínic de Barcelona, apunta que “la radiografía te dice quién tiene una neumonía bilateral, que son los enfermos que irán al hospital, pero no sirve como medio de diagnóstico porque no detecta síntomas precoces”. El doctor Badia precisa que las personas con neumonía bilateral “son enfermos que tienen ya muchos síntomas”.

“Si hubiera colapso sanitario sería útil con personas sintomáticas que debes de saber si deben de ir al hospital o no”, explica el doctor, que también precisa que en estos momentos en cualquier ambulatorio te pueden hacer una radiografía. También advierte que hacer una radiografía "no es solo hacer la placa, sino que es la placa y la valoración médica”. "No es como un test que te dice si das positivo. Es hacer placa y mirarla, porque a lo mejor no ves el coronavirus y resulta que tiene un tumor en el pulmón”, añade.

Los impulsores de este aparato, que ya está en fase de producción y entrega en algunos países, son conscientes de que la epidemia ha remitido, pero trabajan con la hipótesis de que puede ser un instrumento de gran utilidad en caso de que se registren rebrotes y el sistema sanitario vuelva a estar congestionado. “Es un examen barato, no se gasta material y en dos minutos está desinfectado y listo para otra persona. El equipo se autodesinfecta”, precisa Bayarri.

Las cabinas aún no han llegado a España porque están esperando el plácet del Consejo de Seguridad Nuclear, que es quien autoriza este tipo de equipos. Una vez lo obtengan, Bayarri, que asegura que se dirigen a personas jurídicas -es decir, empresas o administración pública- cree que en tres semanas se puede instalar. El precio por radiografía será determinado por las personas jurídicas que adquieran los equipos.