Nuevo desafío de la Generalitat: seguirá haciendo acción exterior pese a la prohibición del TC

“Hemos hecho y seguiremos haciendo acción exterior porque somos competentes y porque es lo que el país necesita”, advierte el conseller Bernat Solé

Solé dice que el Govern seguirá haciendo acción exterior tras la suspensión del TC
El conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Bernat Solé. GENERALITAT 23/06/2020 GENERALITAT

Nuevo desafío de la Generalitat: pese a que el Tribunal Constitucional ha acordado esta mañana mantener la suspensión del plan estratégico de acción exterior y de relaciones con la Unión Europea, el conseller de Exteriores, Bernat Solé, ha asegurado que el Ejecutivo catalán va a seguir adelante con su actividad internacional.

Solé, que irá a juicio por permitir el 1-O cuando era alcalde de Agramunt (Lleida), ha asegurado que Cataluña tiene competencias para hacer acción exterior -ahora dispone de 15 embajadas- y considera, además, que el “país lo necesita”.“Hemos hecho y seguiremos haciendo acción exterior porque somos competentes y porque es lo que el país necesita”, ha defendido en un comunicado oficial remitido por el Ejecutivo.

De hecho, desde la Generalitat se aferran al hecho de que el auto del Tribunal Constitucional “no entre en el fondo de la cuestión” y, por tanto, que la suspensión no impida llevar a cabo actividades con proyección exterior directamente de sus competencias para promover sus intereses propios en el ámbito internacional para justificar así su plan. “Nada impide llevar a cabo actividades con proyección exterior”, y reafirma la capacidad del Govern “para promover sus intereses propios en el ámbito internacional”, ha asegurado Solé sobre el auto del TC.

Así, la portavoz del Ejecutivo, Meritxell Budó, ha seguido esta misma línea argumental en su comparecencia de hoy tras la reunión semanal del gabinete y ha defendido que la Generalitat “puede continuar llevando a cabo acción exterior” pese a la suspensión del Constitucional.

Cabe recordar que la actividad internacional es precisamente uno de los objetivos de los sucesivos ejecutivos de la Generalitat, especialmente a raíz del estallido del “procés”. Este mismo año, la conselleria de Exteriores, suma 15 delegaciones exteriores y un presupuesto de 76 millones de euros, 11 más que en las últimas cuentas vigentes.