Una exsenadora de Podemos se presentará como candidata de Izquierda en Positivo a la Generalitat

Se personó en la causa que investiga la presunta financiación irregular en la formación de Iglesias

La abogada y exsenadora Celia CánovasIrene_LinguaSenado Podemos

La exsenadora de Podemos, Celia Cánovas, será la candidata de Izquierda en Positivo a la presidencia de la Generalitat en las elecciones previstas para el próximo 14 de febrero si la situación sanitaria lo permite. Así lo ha anunciado Izquierda en Positivo en un comunicado, después de que el comité electoral de la formación decidiera por unanimidad designar a Cánovas como cabeza de lista por Barcelona y candidata a la presidencia.

Se da la circunstancia que Cánovas fue una de las voces críticas en la facción catalana del partido morado. De hecho, dio un paso adelante en el proceso de primarias de la formación en 2018 en las que salió vencedor Xavier Domènech con el 72,7 % de los votos, frente al 5,9 % que recabó la entonces senadora de En Comú Podem por la circunscripción de Tarragona.

El pasado mes de octubre, Cánovas recurrió el archivo de la parte de la causa donde un juzgado de Madrid investigaba si se cometió un presunto delito de administración desleal en relación a la denominada Caja de Solidaridad de la formación morada. Cánovas, abogada en activo desde 1990 y senadora entre 2015 y 2019, discrepaba de los argumentos del juez y sostenía que las investigaciones policiales «son tan esclarecedoras que constituyen indicios más que suficientes de que ha podido existir un uso irregular de los fondos transferidos por Podemos» para fines distintos a los legalmente establecidos. De hecho, se personó como perjudicada y acusación particular en la causa abierta por financiación ilegal y delito electoral que denunció el excoordinador del equipo legal del partido, José Manuel Calvente.

«Cataluña vive una crisis económica y sanitaria donde solo cabe el sentido común y el pragmatismo. Hay que abandonar cualquier delirio secesionista que obstruya el bienestar de la ciudadanía. En el próximo Parlament hay que impedir la entrada a la izquierda demagógica que ha frustrado tantas buenas intenciones», señala la formación en el comunicado con la vista puesta en la precampaña electoral del 14 de febrero.

El partido se define como «izquierda libre de nacionalismo» y se presenta a los comicios -concurrirá en las cuatro provincias catalanas– como una «alternativa» ante aquellos que «tratan ahora de blanquear el secesionismo».