La Generalitat quería aplazar un juicio a un independentista pese a que los agredidos son dos mossos

Ocurrió en las protestas por el 1-O y la Fiscalía pide siete años de cárcel para el acusado

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó. GENERALITATServicio Ilustrado (Automático) GENERALITAT

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha asegurado que los servicios jurídicos de la Generalitat intentaron sin éxito aplazar el juicio celebrado este martes, 17 de noviembre, a un manifestante acusado de presuntamente lesionar a dos agentes de Mossos d’Esquadra en una manifestación durante el primer aniversario del 1-O, en 2018, en el que el Govern se persona como acusación particular.

Lo ha dicho en rueda de prensa telemática tras el Consell Executiu, al ser preguntada por qué la Generalitat se ha mantenido como acusación pese a que JxCat y ERC se comprometieron en el Parlament a que el Govern se retirara.

Budó ha afirmado que los servicios jurídicos de la Generalitat pidieron aplazar el juicio para “poder seguir encontrando una solución y un acuerdo en este conflicto”, pero que la defensa del acusado lo rechazó y por eso el juicio se ha celebrado este martes.

La Fiscalía reclama siete años de cárcel para un manifestante acusado de presuntamente lesionar a dos agentes de los Mossos, la Generalitat, personada como acusación particular, pide.

Los dos agentes implicados, que han declarado en el juicio como testigos, han sostenido ante la Sala que reconocieron al acusado como el hombre que supuestamente les agredió mientras varios manifestantes lanzaban objetos y vallas hacia la línea policial, y han explicado que el dispositivo estaba “justo” de efectivos porque preveían una protesta pacífica sin altercados.

Uno de los mossos ha afirmado que “la actitud del acusado era claramente agresiva, todo el rato intentaba agredir a agentes, intentado coger vallas” y según él animando a otros manifestantes a hacer lo mismo.