Pablo Casado se vuelca con el PP de Cataluña rumbo a las elecciones

El líder popular visitará la autonomía cada semana hasta el 14-F para arropar al candidato, Alejandro Fernández

El líder del PP, Pablo Casado, y el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, en visita a Alcarràs (Lleida).Servicio Ilustrado (Autom�tico) DAVID MUDARRA - PP

La próxima cita electoral, prevista para el 14 de febrero, será en Cataluña. Una plaza con mucha repercusión a nivel nacional y cuyos resultados, por tanto, podrían tener un importante efecto sobre el rumbo del PP, que podría salir todavía más reforzado tras las elecciones generales de hace un año y tras las proyecciones de las últimas encuestas, que indican un notable crecimiento. Consciente de ello, el líder popular, Pablo Casado, está volcando grandes esfuerzos en Cataluña y tiene previsto tener presencia en la autonomía cada semana hasta el 14-F.

En cada visita –este fue el tercer viernes seguido viniendo–, está manteniendo reuniones con diferentes sectores: este viernes ha desembarcado en Lleida y, junto al líder del PP catalán, Alejandro Fernández, han estado en una explotación ganadera para reivindicar que los fondos de recuperación europeos incluyan partidas para el campo español; se han reunido con empresarios de los sectores de la hostelería, tecnológico y el comercio; y, han mantenido un encuentro con representantes de centros de educación concertada y especial, 24 horas después de la aprobación de la «Ley Celaá».

De momento, en Cataluña, las perspectivas son favorables. Según la encuesta publicada ayer por el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat –CIS catalán–, los populares lograrían entre 8 y 9 escaños y ya se acercan notablemente a Ciudadanos –estaría en entre 13 y 14 escaños–. En este sentido, de aquí a mediados de enero –plazo máximo para registrar coaliciones–, la posibilidad de un acuerdo electoral con el partido naranja será también uno de los temas candentes. De momento, los populares continúan enfriando una alianza con Ciudadanos tras el giro que ha hecho en los últimos meses bajo el liderazgo de Inés Arrimadas.

El abrazo al Gobierno de Pedro Sánchez ha ido alejando al PP de «Cataluña Suma», la marca bajo la cual ambas formaciones podrían ir juntos a las elecciones. Los populares están abiertos a diferentes fórmulas de colaboración con los constitucionalistas –una de ellas podría ser un acuerdo en circunscripciones tomadas por el independentismo, como Girona y Lleida, para poder rentabilizar el electorado constitucionalista–, aunque aún sin concretar.

De no haber coalición, lo cierto es que si el PP logra el «sorpasso» a Ciudadanos y mejorar ostensiblemente los resultados con respecto a 2017, tomaría mucho impulso a nivel nacional. En Cataluña, sin perder de vista a Vox, que también podría irrumpir en el Parlament con fuerza, ya ha empezado a despegar, como muestran las encuestas y que haya logrado recuperar poder –Xavier García Albiol ha vuelto a la alcaldía de Badalona–. Asimismo, Fernández también ha conseguido erigirse en un candidato de garantías al ganar cada vez más proyección gracias a sus intervenciones y en uno de los principales líderes del constitucionalismo.