Hasél no quiere compartir celda en la cárcel porque es un “preso antifascista”

El polémico rapero deja claro en la prisión de Ponent que tiene “líneas rojas” y no condena los disturbios

La abogada del rapero Pablo Hasel, Alejandra Matamoros (c), acompañada por el amigo del cantante David Martin (d), durante la rueda de prensa ofrecida por ambos ante el centro penitenciario de Ponent en Lleida, en donde está preso el rapero. EFE/ Marc Carnicer
La abogada del rapero Pablo Hasel, Alejandra Matamoros (c), acompañada por el amigo del cantante David Martin (d), durante la rueda de prensa ofrecida por ambos ante el centro penitenciario de Ponent en Lleida, en donde está preso el rapero. EFE/ Marc CarnicerMarc CarnicerEFE

Tras su detención la pasada semana en la Universidad de Lérida, el rapero Pablo Hasél ya está en prisión, en la cárcel leridana de Ponent. Sin embargo, al parecer tiene “líneas rojas”, que pretende no traspasar durante su periodo entre rejas. Según explicó el sábado su abogada, Alejandra Matamoros, “está en el módulo de ingresos, y está solo de momento”. Hasél se integra “dentro del colectivo de presos políticos antifascistas”, según detalló Matamoros en el programa FAQS, en TV3.

“Dentro de prisión, ellos tienen unas líneas rojas. Una de ellas es que exigen unas mínimas condiciones dignas de vida que pasan por no querer compartir celdas porque son minúsculas”, según la letrada. Además, “todas las labores de mantenimiento como servir cenas, subir mantas o limpiar otros espacios, que son labores que los presos hacen para acceder a beneficios penitenciarios, son una línea roja para ellos de no colaborar en ningún caso con el mantenimiento de la prisión”, hizo hincapié.

Precisamente, Hasél ha denunciado las amenazas y el “chantaje” del subdirector de seguridad de la prisión: “Le dijo que si no colaboraba en las tareas de limpieza del centro, que no son obligatorias, le trasladarían de prisión”.

Matamoros, que asegura que el cantante leridano está “animado”, quiso expresar la solidaridad de su cliente con los detenidos y heridos en los disturbios. Por último, ha hecho un llamamiento a la calle a apretar en las protestas.

Hoy lunes Matamoros ha explicado que el cantante no condena los asaltos a los comercios y que hay un “aparato de Estado para demonizar y criminalizar” al leridano.

En la puerta del Centre Penitenciari de Ponent, en Lleida, donde Hasel está encarcelado por una condena de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona, la letrada Alejandra Matamoros ha asegurado que el rapero quiere mostrar su solidaridad con las personas “apaleadas” por la policía, con los detenidos, con los encarcelados y especialmente con la chica que ha perdido un ojo en Barcelona.

Preguntada por si el cantante condenaba los asaltos a las tiendas, ha contestado: “No vamos a condenar ninguna forma de protesta que quiera emprender cualquier persona, ni nosotros ni Pablo, nosotros condenamos la violencia policial que se está ejerciendo día a día y la violencia que ejerce el Estado”.

Matamoros ha señalado que desconoce si el rapero estará solo en una celda, como él había reivindicado, y ha agregado que “se niega a participar en los trabajos de la cárcel que no son obligatorios y que hacen los presos que quieren tener algún beneficio penitenciario”.

La letrada ha afirmado: “Pablo Hasel está integrado en el colectivo de presos políticos antifascistas y comunistas y este colectivo tiene una máxima: la lucha de derechos y libertades también se defiende dentro de la cárcel y pasa por exigir condiciones de dignidad y de vida mínimas en prisión que no existen cuando te obligan a compartir celdas minúsculas”.

También ha dicho que Hasel podría tener una actitud de resistencia pasiva y “podría negarse a entrar en su celda si le obligan a compartirla con otra persona”.

Desde la plataforma Libertad Pablo Hasel, un portavoz, David Martín, ha agradecido la participación a los manifestantes, ha mostrado el apoyo a los detenidos y encarcelados y la joven de 19 años herida por un proyectil y no ha condenado los asaltos a establecimientos.

“No somos nadie para condenar la violencia, cuando sufrimos la violencia del Estado, quien genera la violencia es el Estado. La única violencia que condenamos es la del Estado”, ha afirmado Martín.