Sant Joan de Déu pone en marcha un centro que permite regular el flujo de pacientes, así como facilita su monitorización

Córtex es una herramienta muy útil para mejorar la gestión hospitalaria, favoreciendo así una mejor asistencia a los pacientes, y para evitar la saturación

El centro de control del Hospital de Sant Joan de Déu permite gestionar con mayor eficacia el flujo de pacientes
El centro de control del Hospital de Sant Joan de Déu permite gestionar con mayor eficacia el flujo de pacientesSant Joan de Déu

Tener un control exhaustivo y a tiempo real del funcionamiento de un hospital es clave para mejorar la gestión y regular el flujo de pacientes. Conocer cuántos pacientes hay ingresados, cuántos están en la UCI, qué número de camas de hospitalización hay libres, cuántos pacientes se encuentran en quirófano o cuántos están a punto de ser trasladados a planta permite tener una visión general de lo que está pasando en cada momento en el hospital y esa información es muy útil a la hora de tomar decisiones acertadas y los más oportunas posible en lo relativo a la gestión de las camas y recursos del centro, evitando así saturaciones.

Consciente de ello, el Hospital Sant Joan de Déu ha puesto en marcha un centro de control, que ha bautizado con el nombre de Cortex, desde el que un equipo de profesionales accede y evalúa en tiempo real un gran volumen de datos acerca del funcionamiento del centro, lo cual, por lo tanto, ofrece capacidad de predicción, siendo así el primer hospital español en disponer de esta herramienta. “Se trata de pasar de una organización reactiva a una organización más proactiva, permitiendo la toma de decisiones antes de que pasen las cosas y eso no solo repercute en una mejor de la eficiencia, sino que además también lo hace en la calidad de la atención que ofrecemos a los pacientes y sus familiares”, señala al respecto Francesc García Cuyàs, adjunto de Dirección Médica del Hospital Sant Joan de Déu.

El espacio cuenta además, al margen del centro de mando, con un sistema de monitorización de pacientes, conocido como eCare, el cual permite monitorizar a distancia y en tiempo real, sin el uso de cables, a menores ingresados que estén en cualquier lugar del hospital, ya sea en su habitación, paseando por los pasillos o en la sala de juegos. Por ahora, esta iniciativa incluye a los pacientes de cardiología ingresados en el hospital, pero la idea es englobar a todos los pacientes del hospital de forma progresiva.

“Esto supone uno cambio de paradigma en la asistencia, que nos acerca al paciente desde los monitores”, comenta Joan Sánchez de Toledo, jefe de Cardiología del Hospital de Sant Joan de Déu, quien al respecto señala que, a partir de los datos recogidos de los diferentes pacientes, “eCare, que integra hasta 50 variables adaptables a las particularidades de cada patología, nos ofrece un semáforo con tres colores, en los que el verde nos indica los pacientes que están preparados para recibir el alta y el rojo, aquéllos que requieren un nivel de asistencia mayor del que se le está ofreciendo”. “Esto supone tener al paciente más controlado”, añade Sánchez de Toledo.

Además, los profesionales del centro están trabajando para poder detectar antes las complicaciones en pacientes e intervenir de forma precoz, incluso prevenir esas complicaciones, ya que los datos de cada paciente serán contrastados con los de centenares más mediante inteligencia artificial, lo que debería permitir generar nuevos conocimientos sobre la enfermedad y predecir posibles complicaciones. De hecho, este centro ya lleva en marcha cerca de un año y durante los últimos seis meses está en funcionamiento el sistema de monitorización de los pacientes ingresados con problemas cardiológicos , tiempo durante el cual ya se ha podido comprobar que esta monitorización no solo supone una mejora de la experiencia para los pacientes y familiares, ya que les permite tener una mayor libertad de movimiento por el centro, sino que además ha supuesto una ligera reducción de su estancia en la UCI.

Y pese a que por ahora, “se trata de una prueba de concepto, el objetivo es ir más allá y, cuando tengamos los recursos que necesitamos, queremos seguir con la transformación organizativa del hospital y expandirla y ampliarla”, revela el director gerente del Hospital Sant Joan de Déu, Manel del Castillo, quien señala que la iniciativa ha contado con la financiación de los Fondos Europeos y el apoyo de la Fundación Privada Daniel Bravo Andreu. De hecho, en los próximos meses, el hospital prevé extender el cambio de paradigma en la atención a los pacientes de cardiología a aquellos que están hospitalizados en casa e ir ampliándolo también a pacientes de otras patologías.

Por último, cabe señalar que Córtex también dispone de un espacio de comunicación multicanal con las familias, bautizado como Contact Center, gracias al cual los profesionales puede visitar a distancia a los pacientes que no requieren una atención presencial, así como resolver sus dudas y consultas y las de sus familiares. Hay que tener en cuenta que, a día de hoy, un 46% de las visitas que se hacen en el hospital son no presenciales.

Así pues, Córtex resulta una herramienta muy útil en el contexto de la pandemia, cuando se producen picos asistenciales, y en el marco de otros tipos de emergencias sanitarias, ya que facilita la gestión, agiliza la toma de decisión y favorece la telemedicina, pero el gerente del hospital va más allá al indicar que “ya no me imagino a un hospital sin esto, sin la visión global que nos puede ofrecer el Córtex”.