Sociedad

Adolfo Sánchez: “El trato de la gran banca a la tercera edad es intolerable”

El presidente en Cataluña del Partido Tercera Edad en Acción quiere dar voz a un colectivo “ignorado” por las instituciones

Adolfo Sánchez, presidente en Cataluña del partido Tercera Edad en Acción
Adolfo Sánchez, presidente en Cataluña del partido Tercera Edad en Acción FOTO: Miquel Gonzalez Miquel González (Shooting)

Ha presidido tres compañías constructoras, la Fundación Española de la Tartamudez y ahora, junto a Nuria Martínez Ros, presidenta nacional de la formación, cuatro meses después de jubilarse, ha puesto en marcha el Partido Tercera Edad en Acción.

-Su formación es desconocida para el gran público, ¿cómo lo presentaría?

-El partido de defensa de la tercera de edad, de 50 años para arriba, pero también de sus hijos y de sus nietos. Somos un partido sencillo y apolítico, en el que lo que nos preocupa es que la gente de la tercera edad, 14 millones de personas en España, estamos absolutamente desprotegidos. Nadie se ha preocupado de que la tercera edad, la que ha hecho que esté país esté donde está, se la trate como se merece. Es más, la juventud que nos gobierna está revirtiendo todo eso. De la novena potencia industrial a un país en ruinas.

-¿Qué proponen?

-Necesitamos proteger a la tercera edad. Por ello pedimos a las diferentes administraciones que se cree un ministerio y consejerías autonómicas de la tercera edad para, entre otras cosas, pero también que la gente con subsidios de desempleo o con pensiones de jubilación dejen de pagar IRPF. Después de décadas de cotización ya es hora de que se nos trate bien. ¿Ha visto usted las colas en los bancos? ¿Ha visto a la gente mayor que no dominan internet o los cajeros automáticos, que necesitan que el empleado de la banca les ayude con el dinero? Es intolerable. Ya no es que nos cobren por guardar el dinero es que las colas que están provocando la gran banca son inhumanas. Tenemos que ir además con cita. Pero, ¿qué es eso? En esas colas hay diabéticos y enfermos crónicos. Es inadmisible que la gran banca esté despidiendo como está despidiendo a costa de los clientes. Pero si dejamos la banca y vamos al ambulatorio, más de lo mismo. Colas y colas porque son incapaces de que alguien nos conteste por teléfono como es debido. Hay un descontrol demasiado importante en toda la sanidad española. Necesitamos, además, que nos den los utensilios auditivos, dentales, oftalmológicos necesarios. Deberíamos poder curarnos la boca, el oído o la vista sin pagar un sobrecoste. Que nos saquen del abandono que estos gobierno nos tienen sometidos.

-¿Han hablado con la gran banca?

-No. Espero que después de acciones que estamos haciendo sea la gran banca la que nos llame. Y si no lo haremos nosotros, descuide.

-El proceso de despidos, sin embargo, no se va a revertir, ¿cuál es su solución?

-Pues igual que pedimos una consejería de la tercera edad, queremos que la banca forme a determinados empleados, sea por zonas, barrios o ciudades, para atender a la tercera edad. Nos hacen falta. Conozco miles de personas que son incapaces de hacer sus gestiones bancarias por internet o con el móvil. Estamos solos.

-¿La existencia del partido responde a que las formaciones tradicionales no les han respondido como esperaban?

-Así es. Todos, sin excepción. Los de nueva cuña igual. He recibido invitaciones de estos partidos y cuando les hablo de la tercera edad se quedan sin respuesta. Porque no la tienen. Necesitamos que el Gobierno de España nos ayude a llegar al final de nuestras vidsa de una forma digna. Pero lo cierto es que no hemos obtenido respuesta ni a nivel municipal, ni provincial ni mucho menos estatal. De hecho voy a pedir en los próximos días una reunión con el president de la Generalitat para intentar a pelar a la bondad que le quede como ser humano. Que piense que tiene padres y que tiene abuelos.

-¿Qué aspiraciones tienen a corto plazo?

-Creemos que podemos entrar en el Parlament. Estamos convencidos que vamos a tener la ayuda del electorado en cuando conozcan nuestra existencia. Cuando sepan que estamos aquí para defender su situación, sus ingresos o su sanidad. Tenemos que unirnos en nuestra propia defensa. A nivel personal, como usted puede ver, tartamudeo. Desde que tengo uso de razón. He sido presidente de varias empresas constructoras. La tartamudez no me ha impedido nada. Y aspiro a ser el primer diputado catalán con tartamudez. No olvidemos que el presidente del primer país del mundo, de Estados Unidos, tartamudea. De pequeño era bestial. Pero Biden ha conseguido dominarla y eso es un ejemplo. En España hay 800.000 personas que tartamudean. Desde el partido defendemos a cualquier persona con dificultades físiscas o psíquicas. Nos preocupa todo a aquello que no les preocupa a los políticos actuales. Defendemos a todos aquellos españoles porque creemos que están desatendidos. Si conseguimos ni que sea un diputado o dos vamos a hacer ruido.

-Ustedes apelan a un electorado que no está mayormente en redes sociales, ¿cómo van a llegar a ellos?

-A base de patear las calles, a base de ponernos en el Paseo de Gracia, en la Diagonal, en Gerona, en Lérida. Se me pone la piel de gallina de pensar en ese electorado cuando nos descubra. Estamos aquí para defenderles para que sepan que no vamos a ser la última manzana de la canasta.