Puigdemont regresará el lunes a Bruselas y señala a Pedro Sánchez como responsable de su detención

El expresident carga contra la mesa de diálogo y avisa que seguirá viajando por Europa

Thumbnail

Justo 24 horas después de su salida de prisión, Carles Puigdemont ha comparecido ante los medios de comunicación, ya aliviado de la presión judicial al ver que el juez italiano no ha decretado ninguna medida cautelar. Tanto es así que el expresident ha explicado que el lunes regresará a Bruselas y volverá a Cerdeña para el 4 de octubre, cuando se tiene que decidir sobre la extradición. En paralelo, también ha querido marcar su posición sobre todo lo sucedido en las últimas horas y ha señalado directamente a Pedro Sánchez como responsable.

“No soy yo quien lo dice, fue el señor Pedro Sánchez que dijo que se comprometía a entregarme a España. Dijo públicamente que es él quien quiere entregarme. No son sospechas, es la declaración de intenciones del presidente del Gobierno español”, ha afirmado Puigdemont, quien ha relatado también su versión de la detención, donde incluye a una “persona sospechosa” implicada, que podría estar bajo órdenes del Gobierno. En este sentido, ha explicado que, al bajar del avión, cuando fueron a detenerle agentes de la policía italiana, había una persona “que estaba filmando de manera ostensible”. “No me pareció que fuera de la policía italiana”, ha explicado.

Esta es una operación coordinada e inspirada por el Estado español está fuera de duda. La policía italiana ha hecho su trabajo, por descontado, y les animé a que la hicieran”, ha añadido. En este sentido, ha asegurado que desconoce por qué le han detenido en Italia y no en Francia, cuando estuvo la semana pasada. “Es inescrutable. Es una pregunta que le deben de hacer al Estado”, ha dicho. Su abogado, Gonzalo Boye, lo ha relacionado con una estrategia jurídica que suelen seguir los letrados, que pasa por buscar la “jurisdicción más oportuna para presentar una demanda”, y sospecha que el Tribunal Supremo ha seguido el mismo camino. “Los jueces ni pueden tener estrategia ni hacer una búsqueda de jurisdicción”, ha sentenciado Boye.

Puigdemont se ha mostrado eufórico por el desenlace final de su situación en Italia, aunque ha reconocido que han sido “horas difíciles, pero no impensables”, en referencia a los intentos de España por capturarle para juzgarle en los últimos cuatro años. “Estoy contento con el resultado final porque toda nuestra argumentación jurídico-política se ha demostrado que es firme. La justicia italiana ha tardado horas en tomar una decisión que España no ha tomado en cuatro años”, ha añadido.

Además de las críticas al Gobierno, también ha puesto en duda la mesa de diálogo. De entrada, ha diferenciado un diálogo de una negociación. “De momento veo diálogo, que siempre va bien, pero no negociación. Hoy el mundo ha visto que hay una parte del independentismo en esta mesa de diálogo porque no está aceptada”, ha dicho, en referencia al veto a JxCat por sus miembros. “Da la sensación que el Gobierno solo quiere dialogar con los que le dan apoyo, no con los que le molestan. Probablemente, por eso, el Gobierno tenia interés en que fuera detenido”, ha afirmado, antes de asegurar que el futuro político de Cataluña “debe pasar por la independencia”.

Finalmente, Boye también ha dicho que están estudiando cuándo volver a pedir las medidas cautelares ante el Tribunal General de la Unión Europea para que Puigdemont obtenga la inmunidad parlamentaria (protección que impide que sea detenido un diputado) y así conjurar cualquier riesgo de detención. El abogado ha resaltado que la resolución del juez italiano “es importante y marca el camino”, pero también ha advertido de que una cosa es resolver la situación en Cerdeña y otra es que estén “tranquilos” porque se puede volver a reproducir en otro país. “Tenemos plena confianza en la jurisdicción italiana, pero las medidas cautelares no son signo de desconfianza, sino necesidad de tranquilidad”, ha zanjado, ya que la intención de Puigdemont es seguir viajando por toda Europa.