“En Canet queremos clase en catalán”: la hostilidad en una pintada a las puertas del colegio

Mañana ajetreada en esta escuela infantil justo el día en que ha aplicado el 25% de castellano en una clase de P5 y tras la campaña de acoso sufrida por la familia, que ha pedido amparo a la justicia

Un operador de TV toma imágenes en la escuela Turó del Drac de Canet de Mar (Barcelona) donde el conseller de Educación, Josep González Cambray se ha reunido esta mañana con la dirección de la escuela
Un operador de TV toma imágenes en la escuela Turó del Drac de Canet de Mar (Barcelona) donde el conseller de Educación, Josep González Cambray se ha reunido esta mañana con la dirección de la escuela FOTO: Alejandro García EFE

Ha amanecido Canet de Mar, localidad costera de la provincia de Barcelona, gélida tras un largo puente festivo y con los focos apuntando hacia una escuela: el Turó del Drac. Un centro público infantil ubicado en las afueras y en lo alto de una cuesta objeto de todas las miradas por el conflicto lingüístico en las aulas, encarnado en la familia de un menor de cinco años que ha solicitado un 25% en castellano.

Una reclamación avalada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña el pasado 14 de octubre y que tenía el 8 de diciembre marcado en rojo en el calendario al ser el último día para su cumplimiento. El caso ha saltado de los tribunales a los medios después de una fuerte campaña de acoso de independentistas radicales al menor -han pedido a través de las redes sociales desde hacerle el vacío y dejarle solo en clase hasta tirarle piedras en casa, tanto en las redes como en un grupo de whatsapp- que ha llevado a la familia a solicitar amparo judicial.

Una fuerte controversia que podía leerse hoy a las puertas del centro con una pintada que ha aparecido bajo el logo de la escuela: “En Canet queremos clase en catalán”. Una frase de tamaño considerable, escrita en rojo y bien visible justo en la pared que termina en la puerta principal del centro. Punto de paso obligado para todos los alumnos del centro infantil, hoy vigilado por la policía local ante la visita del consejero de Educación catalán y la alcaldesa de la localidad.

Los alumnos del grupo de Turó del Drac recibirán, a partir de este jueves, seis horas y media a la semana de educación en castellano dedicado a artes visuales, plástica y psicomotricidad. El resto, un 75% del tiempo lectivo, seguirá siendo en catalán.

La alcaldesa Blanca Arbell Brugarola (de Esquerra) se ha alineado con la Generalitat y ha acompañado este jueves al consejero de Educación, Josep González-Cambray a la reunión con la dirección del centro. Luego ha negado cualquier problema de convivencia pese al choque y el enfrentamiento generado en una localidad de poco más de 14.000 habitantes.

Denuncia de la AEB

Por su parte, la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) ha denunciado ante la fiscalía, por delitos de odio, a las personas y entidades que “están amenazando a la familia” de la escuela Turó del Drac de Canet de Mar. En concreto, según la presidenta de la entidad, numerosos “ciudadanos particulares y entidades” están “insultando a la familia, amenazan con apedrearlos, les llaman colonos o les dicen que no son catalanes” e incluso afirman que “hay que dejar al niño solo en la clase”.

“Creemos que la seguridad de la familia está en peligro porque hay amenazas reales de personas y colectivos”, ha afirmado Losada, que ha añadido que “ni la dirección del centro educativo ni el departamento están actuando correctamente” porque “tienen que garantizar la privacidad de la familia y que la convivencia en el centro se mantenga”.