Acoso al castellano: del boicot a marcas jugueteras a pedir que no se use en reuniones sociales

La última iniciativa de Plataforma per la Llengua, la autodenominada ONG del catalán, es pegar 12.000 carteles en contra de utilizar el español en contextos privados

Varias personas durante una manifestación contra el establecimiento de un 25% de castellano en las escuelas catalanas
Varias personas durante una manifestación contra el establecimiento de un 25% de castellano en las escuelas catalanas FOTO: David Zorrakino Europa Press

El conflicto lingüístico ha estallado coincidiendo con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) -avalada por el Supremo- que ordena un 25% de castellano (dos asignaturas) en todo el sistema educativo. Un fallo histórico, que la Generalitat ya ha amagado con desobedecer y que ha saltado de las aulas a la calle, con la lengua como nueva punta de lanza del soberanismo para aunar posturas en torno a una causa común: el catalán.

Y es en este contexto se enmarca la nueva batería de acciones que ha llevado a cabo Plataforma per la Llengua en las últimas semanas y que van desde señalar a marcas jugueteras en vísperas de Reyes por emitir anuncios en castellano hasta pegar carteles en las principales ciudades catalanas pidiendo que no se use el español en encuentros sociales.

La autodenominada “ONG del catalán” promueve su última campaña, presentada en septiembre pero impulsada ahora, junto a los sindicatos favorables al soberanismo SEPC e Intersindical-CSC además de USTEC-STEs -este último, el mayoritario del sector educativo- que consiste en colocar hasta 12.000 posters de grandes dimensiones en autobuses, estaciones de tren y columnas en las calles. Los carteles incluyen hasta 12 mensajes, entre los que “La mayoría de los jóvenes catalanohablantes cambian de lengua cuando salen de fiesta”, “Escribir posts en inglés y que todos tus seguidores sean de Tàrrega” o “A la familia que habla catalán y canta ' cumpleaaaaños feeeeeliz’: ánimos”.

Además, los mensajes en contra del uso del castellano van acompañados de una escueta “guía” que ha elaborado Plataforma per la Llengua y en la que insiste en su objetivo de mantener el catalán y no cambiar en ningún ámbito, ni en el privado. “Si en una reunión familiar o en un grupo de Whatsapp alguien habla en castellano, no es necesario que cambies de lengua. ¡Que alguien prefiera utilizar el castellano no quiere decir que no entienda el catalán!”.

Y es que la “ONG del catalán” llama a adoptar esta posición especialmente entre los menores: “Los niños aprenden por imitación. Si ven que no te mantienes en catalán cuando alguien te lo habla o que te diriges directamente en castellano a los recién llegados, ellos adquirirán ese hábito y harán lo mismo en sus relaciones”.

En esta parcela, Plataforma per la Llengua va más allá e insiste en reclamar a las familias boicoteen a las jugueteras y compren o usen juegos solo en catalán. “¿Conoces todos los recursos que tienes al alcance para jugar en catalán? Cuando compras un juego de mesa, ¿miras si también está la versión en esta lengua y dónde lo puedes adquirir? Estos pequeños gestos pueden contribuir a la normalización de la lengua en la juventud”.

Todo después de unas fiestas navideñas que la entidad ha usado para señalar directamente a tres grandes fabricantes -la alicantina Famosa, la estadounidense Mattel y la bilbaína Bizak- por no emitir sus anuncios en catalán. Un boicot alentando con una recogida de firmas, con pedir entre sus adeptos “hacer presión” con el envío de “miles de correos a estas tres empresas” para que sus “derechos lingüísticos sean respetados”. Y con una carta que han mandado a las tres empresas para advertirles que “la mayoría de productos que comercializan incumplen el Código de Consumo de Cataluña, porque no incluyen el catalán en el etiquetado, y que esto está tipificado como infracción grave y es motivo de una sanción que puede ir de los 10.000 a los 100.000 euros”.