Separación del bebé en mitad de la lactancia, ¿cómo llevarla?

Consulta Lactancia Materna

Si no tienes más remedio que separarte de tu bebé por un periodo durante la lactancia, no te estreses, aunque la situación sea complicada tiene solución. Solo debes encontrar el método de extracción que mejor se adapte a ti y, a tu regreso, ponértelo al pecho enseguida que puedas
Si no tienes más remedio que separarte de tu bebé por un periodo durante la lactancia, no te estreses, aunque la situación sea complicada tiene solución. Solo debes encontrar el método de extracción que mejor se adapte a ti y, a tu regreso, ponértelo al pecho enseguida que puedasLa Razón

Tengo un bebé que cumplirá 5 meses el próximo 2 de diciembre. Hasta ahora la he alimentado con lactancia materna exclusiva, una lactancia que he podido mantener gracias a que he logrado alargar mi baja maternal. El problema es que el próximo 2 de diciembre me reincorporo al trabajo y, después de pensarlo mucho, he aceptado una propuesta de mi jefe y debo viajar durante 15 días. ¿Podré mantener la lactancia? Estoy empezando a sacarme leche y a congelarla pero creo que será imposible tener suficiente para 15 días. ¿Se me retirará la leche? ¿Cómo me aconsejas que haga este cambio tan radical? Por suerte, mi pareja se quedará este tiempo con ella, él está preocupado y quiere que empecemos lo más pronto posible a acostumbrarla al biberón.

Con tu caso me ha venido a la memoria que hace tiempo otra mamá estaba muy angustiada porque tenía que separarse un mes de su bebé. Se acababa de divorciar, y tenía custodia compartida. El padre se había ido a vivir de Valencia a Madrid. Recuerdo a esa chica angustiada. La misma incertidumbre ¿Cómo voy a conseguir tanta cantidad de leche para un mes?

No quiero que mi bebé pierda durante un mes a su madre y su leche. Al tiempo volvió para contar que había ganado el recurso y que además no abandonó la lactancia, llego a almacenar 50 litros de su propia leche para que durante el tiempo de separación el bebé continuara tomando leche materna. ¡Asombroso!, pero real.

Ante todo, serenidad, porque toda situación angustiosa y estresante no facilita la extracción de leche. Respira hondo, relaja lo que puedas y a por la estrategia de un buen plan de extracción. En primer lugar, valora cual es la mejor forma de extracción para ti. Puede que te resulte más fácil utilizar un extractor eléctrico o te sea más sencillo obtener leche con uno manual o más cómodo y confortable el hacerlo con tus manos. En el caso de que te decidas por un extractor eléctrico, existe la opción de que alquiles durante unos días uno de uso profesional, ya que estos suelen ser más efectivos.

Una recomendación importante es que tengas cuidado a la hora de elegir las copas de extracción, tendemos a usarlas pequeñas. El utilizar un tamaño correcto es esencial para obtener un buen flujo de leche durante la extracción. Nunca el pezón debe rozar contra los lados del túnel del embudo, este debe de estar centrado y moverse libremente durante el bombeo, mucha presión en el embudo puede bloquear los conductos y dificultar la salida de la leche.

Incluso algunas madres necesitan un embudo de tamaño diferente en cada teta. Durante el viaje, para mantener el suministro de leche y evitar posibles molestias, no te queda más remedio que viajar con el extractor de leche, en el caso de que hayas optado por ello, aunque nunca está de más que aprendas a extraerte de forma manual, puede serte de gran ayuda ante algún apuro. Una premisa importante a considerar para conseguir un almacenamiento de leche es tener un poco de paciencia. Tu pecho debe acostumbrarse a otra forma de extracción, piensa que el bebé es un experto en obtener leche, en cambio el sacaleches no es más que un mal imitador.

También deberás averiguar cuál es el mejor momento para extraer la leche, esto depende de muchos factores individuales. Siempre es mejor realizar extracciones cortas y frecuentes que largas y distanciadas en el tiempo. Lo que sí es recomendable es que te marques unos horarios regulares de extracción. Mis sugerencias es que tengas en cuenta algunos aspectos, como que, durante la noche es cuando se incrementan los niveles de prolactina, hormona responsable de la producción de leche y aunque sea un fastidio tener que levantarse, hay una importante diferencia en la cantidad de leche que puedes obtener.

Como te he comentado tu bebé es un gran experto en obtener leche. En cambio el extractor, como mal imitador, solo es capaz de sacar la leche más fácil. Un truco es utilizar el extractor durante unos minutos, antes de que mame el bebé. No temas a que se quede sin alimento, con cinco meses, tu bebé como te digo, es un verdadero experto en el arte de la succión.

Además, la leche no se termina, sino que con el extractor estas sacando la leche que es más fácil de obtener, piensa que el pecho no es un almacén sino una fábrica que a más estimulo más leche produce. Si tienes un bebé de los que no se pasan de una teta a otra durante la toma, tienes la opción de ofrecerle la misma teta durante unas cuantas tomas, así consigues que la otra se llene más y le resulte más fácil al sacaleches obtener más cantidad.

O incluso si las tomas de tu niño son tranquilas, puedes aprovechar el reflejo de eyección durante la toma del pecho y ponerte al niño en una teta y el extractor en la otra. Estas son algunas de las sugerencias que puedes emplear para conseguir un almacén de leche para esos 15 días. En cuanto a la técnica para darle la leche extraída con la edad de tu bebé, y ya que en poco tiempo va a empezar con la alimentación complementaria, si no le has dado antes tu leche con biberón no recurriría ahora a su uso.

A su edad es más recomendable y mejor aceptado dárselo en vaso, aunque también se corre el riesgo de derramar más leche, por lo que es un buen método el biberón cuchara. Una de las firmas de extractores de leches más conocida tiene un biberón cuchara que es ideal para ello.

¡Ah! Por último, al igual que tú no vas unas horas los días antes de tu incorporación al trabajo para ir acostumbrándote, no intentes tampoco acostumbrar a tu bebé antes de lo necesario porque probablemente no te vaya a resultar y te angusties más. Seguro que los primeros días nota tu falta, y él no entiende que vas a volver, solo sabe que no estás.

El papá debe armarse de paciencia porque por el día puede estar más entretenido pero seguro que las primeras noches van a ser duras y se pase algún rato llorando y reclamándote. A tu regreso es muy importante que te lo pongas al pecho lo antes posible y que hagas tomas de forma frecuente para restablecer producción y así recuperar en pocos días el equilibrio.

A la vuelta es tan probable que se coja de la teta y no quiera soltarla como que la rechace, algunos actúan así para manifestar su enfado, lo importante es que no insistas y que mantengas la calma. Ten paciencia ya que se trata de una reacción consecuencia de la separación, lo importante es que busques momentos para estar juntos piel con piel, como hacer la siesta, bañaros…Y que poco a poco vuelva todo al punto de partida.

En el próximo artículo hablaremos de qué puedes darle en lugar de la leche, ya que con seis meses ya se inicia la alimentación complementaria.