La Gran Corrupción

Iñaki Zaragüeta
Iñaki ZaragüetaLa Razón

La Justicia ha demostrado que el gran generador de la corrupción política en los últimos cuarenta años ha sido el PSOE. Lo fue cuando lo confirmó en su día la sentencia de Filesa. Lo sigue siendo con el fallo de los ERE en Andalucía, que ha dejado claro que el PSOE ha ido dopado a las elecciones, autonómicas y generales, durante varios decenios. Con centenares de millones de euros, superando de largo a lo que el PP haya podido hacer en toda España. Por bastante menos se ejecutó la moción de censura y a Rajoy.

Así me lo expresaba un dirigente popular valenciano, añadiendo su rabia por la nimia relevancia con que ha sido tratado el asunto en algunos medios de comunicación en comparación a cómo lanzaron una auténtica cruzada contra Francisco Camps por tres trajes, proceso del que fue absuelto, y contra Rita Barberá por nada, porque jamás fue imputada ni condenada. Ninguno de los dos se echó un euro al bolsillo.

La sentencia de los ERE ha desvelado dónde se encontraba la gran corrupción desde el restablecimiento de la democracia. En Andalucía y en el PSOE. La delincuencia económica mayor de los últimos cuarenta años, al menos hasta que se produzca la de Jordi Pujol, CiU y sus secuaces.

Los españoles queremos que el Gobierno se empeñe en la restitución del dinero. Los condenados deben responder con su patrimonio. Como expresaba ayer el editorial de LA RAZÓN, la trama montada por el socialismo andaluz impidió que todo ese dinero fuera destinado a beneficio de los ciudadanos y facilitó el cierre de empresas y la destrucción de empleo. Alguien dijo que «si no peleas por acabar con la corrupción, acabas formando parte de ella». Así es la vida.