“Mi DGT”: cómo llevar el carnet de conducir en el móvil

Ya se puede disponer de la aplicación de la Dirección General de Tráfico en acceso anticipado

«Mi DGT» llegó la noche del pasado martes a las tiendas de aplicaciones de Google (Play) y Apple (App Store)
«Mi DGT» llegó la noche del pasado martes a las tiendas de aplicaciones de Google (Play) y Apple (App Store) La Razón

Hace unos meses, la Dirección General de Tráfico anunció el desarrollo de una aplicación para dispositivos móviles. Amén de recibir avisos y noticias de interés, «Mi DGT» facilitaría la consulta de datos; los trámites con el organismo y el acceso a nuestro carnet de conducir. La noticia fue acogida con entusiasmo por los conductores, finalmente despreocupados de portar su documentación física.

«Mi DGT» llegó la noche del pasado martes a las tiendas de aplicaciones de Google (Play) y Apple (App Store), aunque en versión de acceso anticipado. Esto último evidencia que el software se encuentra en desarrollo y, por ende, sujeto a toda suerte de errores. Habilitarlo para su descarga persigue la obtención de «feedback» por parte de los usuarios, gracias al cual corregir o mejorar aspectos deficitarios.

La mala nueva es que el cupo está completo: si uno intenta instalar la aplicación para Android, un mensaje nos indica que el programa de acceso anticipado no admite más «conejillos de indias», sin cerrar la puerta a que podamos participar «más tarde». En iOS, por su parte, la app tan sólo estuvo disponible un par de horas.

A la espera de que la DGT ofrezca nuevas oportunidades de descarga o lance una versión pública, tan sólo queda atender a las impresiones de los primeros afortunados. Todos coinciden en un proceso de identificación ciertamente farragoso, si es que no estamos registrados en el sistema «Cl@ve». Éste implica solicitar el envío de una clave de activación a nuestro domicilio; acudir a una oficina de Registro adherida o disponer de un certificado electrónico (o DNIe). Completado el proceso, la aplicación «cl@ve PIN» nos ofrecerá una contraseña temporal para acometer numerosas gestiones, como la mentada identificación en «mi DGT».

Para iniciar sesión en la app también podremos recurrir a nuestro DNIe, un certificado electrónico (aquí el proceso se complica para los usuarios menos versados) o la clave permanente proporcionada por la Administración

Una vez dentro de la aplicación, tras seleccionar el idioma y vislumbrar un bosquejo de sus funciones, toparemos con la misma fotografía de nuestro carnet de conducir. Junto a ésta se dispone nuestro nombre, saldo de puntos, vehículos matriculados y las últimas noticias publicadas por la Dirección General de Tráfico.

La primera opción de peso es «Ver mi carnet», que muestra una versión digital de nuestro carnet de conducir (tanto el anverso como el reverso). Alternativamente podemos consultar todos los datos del permiso de circulación en una pantalla independiente, provista de un generador de códigos QR. De este modo, el agente de turno podrá escanearlo para obtener la información que precise.

«Mis vehículos», por su parte, lista aquellos registrados a nuestro nombre. Se incluye la marca, el modelo, la matrícula y la confirmación de haber pasado la ITV. También si tenemos el seguro al día, indicándose su titular y la compañía aseguradora. Tanto en este caso como en el del carnet, se ofrece la opción «Baja por sustracción» por la que comunicar su robo a las autoridades.

En el apartado de notificaciones encontraremos «Avisos y alertas» tales como caducidades de ITV o seguro; pérdidas de puntos; las mentadas bajas... También cualquier dato que la DGT considere oportuno radiar de forma generalizada, como accidentes de tráfico, inclemencias climatológicas o las recomendaciones propias de cualquier ‘operación salida’.

La última opción disponible es «Verificaciones» Mediante la cámara del smartphone podemos escanear los códigos de barras o QR inherentes a los permisos de conducción y circulación, comprobando al momento su autenticidad.

Respecto a las funcionalidades previstas para los próximos meses, la DGT enumera «los avisos y pagos de sanciones; la compra de tasas o la petición de citas», además de «los principales trámites relacionados con tus permisos y vehículos».

¿Entonces puedo dejarme el carnet de conducir en casa?

La DGT es rotunda en este sentido. Hasta nuevo aviso, la ley exige que portemos nuestra documentación física: «Te recordamos que debes seguir llevando tu documentación o la de tu vehículo en formato físico hasta que la DGT apruebe próximamente la regulación que permita que puedas llevar únicamente la App y olvidarte de los papeles».

Eso sí, una vez aprobada dicha regulación, mostrar el carnet de conducir en el móvil resultará de lo más útil no sólo en carretera; también en todas aquellas situaciones donde se nos requiera el Documento Nacional de Identidad o pasaporte.

Actualmente, olvidar el carnet de conducir en casa conlleva una multa de hasta 100 euros (tildándose la infracción de «leve»), a menos que exhibamos el permiso de circulación y la tarjeta de inspección técnica del vehículo, lo que suele condonar la sanción.