El PP denuncia que Ribó ha subido el IBI hasta un 13 por ciento en plena pandemia

Comercios, industria y hostelería, los más perjudicados

El PP ha denunciado que “el aumento de la presión fiscal en la ciudad de Valencia es un hecho y a pesar de la crisis sanitaria el Gobierno de Ribó y PSPV ha consumado su sablazo fiscal”.

A fecha 15 de septiembre el Ayuntamiento ha recaudado de los bolsillos de los valencianos 207 millones de euros, cuando el año pasado al cierre de septiembre, 15 días más tarde, habían recaudado 193 millones de euros. Con estos datos el Ayuntamiento sobrepasa sus previsiones de un aumento de la recaudación del IBI llegando a los 14 millones más de recaudación cuando tenían previsto un aumento de 10 millones, según el PP.

Los que mayor “sablazo fiscal” sufren son los comercios, industrias, hostelería y oficinas que han pagado de entre un 3 por ciento y un 13 por ciento más de Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Ello, en plena crisis sanitaria y con la mayoría de estos negocios cerrados y sin ingresos durante meses.

La recaudación del IBI comercial hasta el día 15 de septiembre era de 53,6 millones de euros y la subida ha afectado a más de 59.090 negocios de la ciudad de Valencia. De ellos 2.343 la subida en el IBI ha sido del 13 por ciento con una recaudación de 33,6 millones de euros. La subida ha repercutido a los negocios que generan empleo y que están sufriendo ERTES por la falta de ingresos por los meses de confinamiento, según un comunicado del PP

Sin ayudas el 92 por ciento de los afectados

A pesar del sablazo fiscal del Gobierno Ribó y PSOE, las ayudas municipales para autónomos, pymes y la hostelería sólo ha llegado a un 8% de los solicitantes que reunían los requisitos. Así el 92 por ciento de los solicitantes de ayudas municipales se han quedado sin ellas y el Ayuntamiento ha decidido no aumentar más la partida destinada a estas ayudas.

La concejala del PP, Paula LLobet, asegura que “el Gobierno de Ribó y PSOE han consumado ya su sablazo fiscal con el aumento de tasas e impuestos para este 2020. El dinero debía de estar en los bolsillos de comerciantes, autónomos, pymes y hosteleros y máxime cuando muchos de ellos han estado cerrados durante meses por el COVID 19 y son el verdadero motor de la economía y la creación de empleo en la ciudad”.

El PP ya ha presentado diferentes propuestas a través de mociones para reducir la presión fiscal el año 2021, pero la respuesta del Gobierno de Ribó y PSOE es dejar sobre la mesa todas estas iniciativas. “Las últimas iniciativas las presentamos ayer en la Comisión de Hacienda para poner en marcha incentivos fiscales y un plan de rescate para los sectores del ocio nocturno y el de los espectáculos pero la respuesta del Gobierno de Compromis y PSOE fue votar en contra y dejarlo como siempre a los estudiaremos”.

“Es necesario una rebaja fiscal en 2021 porque el paro está desbocado en la ciudad de Valencia y es la mejor manera de ayudar por parte del Ayuntamiento para generar confianza y mantener abiertos los negocios. No se puede subir impuestos y tasas y prometer ayudas que luego no llegan ni a un 10 por ciento de los afectados”, añadió Llobet.