La Audiencia niega a Zaplana el poder espaciar sus comparecencias ante el juzgado

Apoya la negativa que en el mismo sentido ya había dictado la jueza instructora

La Audiencia de Valencia ha ratificado la negativa del juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, a la petición de la defensa de Eduardo Zaplana que había solicitado que su cliente pudiera presentarse a firmar ante la oficina de presentaciones judiciales, una vez al mes, y no semanalmente, como actualmente hace.

De este modo, la Audiencia, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia, desestima la petición del letrado que requería la supresión o, alternativamente, la reducción de comparecencias.

En el escrito presentado en su día por el letrado, éste argumentaba que la delicada salud del expresidente de la Generalitat no hacía aconsejable su presentación semanal en los juzgados.

Además, aprovechaba para criticar la resolución de la jueza que ya negó esta petición y hablaba de que la magistrada tenía «brillantes ocurrencias», como el decir que «hospitales y médicos buenos hay en todo el mundo» o que «no concreta que la vida de Zaplana haya dejado de ser normal».

Y añadía que “el que el señor Zaplana intente llevar una vida normal no parece nada reprochable ni susceptible de incrementar los riesgos para el buen fin del procedimiento. Antes al contrario, su reintegración a la normalidad (nueva o vieja) y a las actividades sociales, familiares o deportivas, no es sino un elemento de arraigo que, si hubiera de ser valorado a los efectos de la medida cautelar discutida, lo sería para entender que disminuye un eventual riesgo de fuga”.

Concluía que “parece que el Juzgado (y el Ministerio Fiscal) confunden la libertad provisional con la libertad vigilada. Solo en esta última puede justificar determinadas restricciones tales como acudir a determinados lugares o establecimientos o de prohibición de realizar determinadas actividades”.