Marzà deja a 30.000 alumnos de la concertada fuera del programa de refuerzo

FSIE exige a Educación que amplíe las acciones de refuerzo por la covid

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el conseller de Educación, Vicent Marzà, al finalizar un  acto en el que presentaron la actualización de las medidas en las aulas de los centros educativos en el marco de las actuaciones de prevención contra la covid-19
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el conseller de Educación, Vicent Marzà, al finalizar un acto en el que presentaron la actualización de las medidas en las aulas de los centros educativos en el marco de las actuaciones de prevención contra la covid-19Manuel BruqueEFE

Pasó en plena pandemia. La Conselleria de Educación anunció la compra de 10.000 tabletas electrónicas para distribuir entre los alumnos con menos recursos y se dejó fuera a los escolares de la concertada. Las críticas recibidas lograron que el Departamento que dirige Vicent Marzà rectificara y realizase este reparto en función de la situación económica de las familias, independientemente de la titularidad del colegio al que iban sus hijos. Ahora, la Conselleria de Educación ha excluido a los centros concertados del programa de refuerzo educativo por la pandemia (PROA+).

FSIE-CV, el sindicato mayoritario de la enseñanza concertada, solicita a Educación que elabore una convocatoria específica para centros concertados, a semejanza del proceso que se utiliza en el tratamiento de la distribución de fondos destinados al PAM (Programas de Actuación para la Mejora), que evite dejar fuera del PROA+ a 30.000 estudiantes que requieren acciones de refuerzo por la covid en 1º y 2º de ESO.

Igualdad de trato

El sindicato defiende que estos alumnos, escolarizados en 174 colegios concertados, deben tener los mismos recursos educativos que los de los centros públicos. Además, solicita que se incluyan mejoras para contratar nuevos profesores.

FSIE-CV remarca además que el Ministerio incluye en su resolución a los centros concertados en el reparto de unos fondos que provienen de la Unión Europea. Calculan que, según el número de alumnos que estudian en la concertada, deberían recibir 1,5 millones de euros. «Sin embargo, la Conselleria ha optado por hacer un uso selectivo de esos fondos».

El sindicato explica que en la Comunitat ya está en marcha el PAM, un instrumento «ya engrasado» para contratar a profesionales que puedan llevar a cabo el Programa PROA+, por lo que la Conselleria solo tendría que hacer una nueva convocatoria para la concertada, como se ocurre con los PAM. «Si no se hace es porque no se quiere, puesto que tenemos los instrumentos legales y tenemos tiempo todavía».