Los jóvenes valencianos reclaman una alternativa cultural que sustituya al tradicional ocio nocturno

Los botellones son la única distracción entre la juventud valenciana tras la pandemia

Los jóvenes valencianos reclaman una alternativa cultural que sustituya al tradicional ocio nocturno
Los jóvenes valencianos reclaman una alternativa cultural que sustituya al tradicional ocio nocturno©Gonzalo Pérez MataLa Razón

“Si existieran actividades culturales nos dividiríamos. Con una mayor oferta de ocio, no habría aglomeraciones en discotecas. Es tan simple como eso”. Así lo cuenta a LA RAZÓN Víctor, un joven de 19 años estudiante de un Grado superior en Actividad Física y Deporte.

El Consell Valencià de la Joventut (CVJ) denunció este jueves la “criminalización” que la juventud valenciana está sufriendo estos últimos días debido a los polémicos repuntes sucedidos entre esta franja de la población. El debate mediático y social generado se ha visto impulsado por la tasa de incidencia acumulada entre los más jóvenes, que resulta ser la líder de contagios tanto en el ámbito nacional como autonómico por covid.

El CVJ consideró que la escasa oferta de ocio alternativo, más allá del tradicional ocio nocturno, como una de las principales causas de la celebración de botellones entre la juventud. Desde la institución se ha reclamado un programa de actividades destinadas a personas jóvenes, “una alternativa real al entretenimiento nocturno, como son las actividades que llevan a cabo las entidades de educación no formal”, ha reivindicado la presidenta del CVJ.

Este acontecimiento fue reivindicado por la presidenta del CVJ, Cristina Martínez, quien señaló que “estos datos se han interpretado como una consecuencia directa de la irresponsabilidad que desde los poderes públicos y los medios de comunicación se atribuye a las personas jóvenes por el simple hecho de ser jóvenes. Sin embargo, es normal que esta franja de edad acumule más contagios actualmente, dado que se trata del grupo de edad con un menor porcentaje de personas vacunadas”.

Esto se debe a que solo un 8,1 por ciento de la población joven valenciana de entre 20 y 29 años se encuentra vacunada con pauta completa, y únicamente el 0,4 por ciento de las personas de entre 12 y 19 años. A nivel nacional, los datos simplemente alcanzan el 10 por ciento entre el primer grupo, y el 0,6 por ciento en el grupo de adolescentes de hasta 19 años, según informa el Ministerio de Sanidad. Por lo que la presidenta del CVJ señaló la necesidad de acelerar la vacunación entre estos grupos para solucionar este problema, opción ya descartada por la consellera de Sanidad, Ana Barceló.

Martínez añadió que pese a que el macrobrote de Mallorca protagonizado por jóvenes de entre 18 y 20 años sea un episodio “injustificable”, se está generalizando sobre diversas generaciones, “culpabilizando y estigmatizando a toda la juventud, donde conviven muchas realidades diversas”.

“Es cierto que no todo el mundo es responsable en un ambiente festivo”, relata a este periódico Alberto, un estudiante de 20 años la Universitat de Valencia. No obstante, incide en que “mucha gente sí es responsable, y eso es lo importante”.

Además, la responsabilidad de este repunte no recae solamente sobre la adolescencia, sino también sobre las empresas organizadoras de los viajes y los propietarios de los negocios de ocio nocturno. “En varios locales he visto cómo el personal pedía a jóvenes que se pusieran las mascarillas, mientras que en otros deberían de haber parado la música y cerrado el bar”, cuenta una joven de 21 años que estudia Magisterio en Alcalá de Henares.