PPCV reclama los informes de Torrevieja a Puig tras la “bofetada” del Supremo

La portavoz popular en Les Corts ha denunciado las “chapuzas” del Consell en la gestión de reversión

La portavoz del grupo popular, Eva Ortiz
La portavoz del grupo popular, Eva OrtizBIEL ALINOEFE

La portavoz del Grupo Popular en Les Corts, Eva Ortiz, ha pedido a Puig que cumpla la sentencia del Tribunal Supremo que da un bofetón a las decisiones ideológicas del Consell y paralice el proceso de reversión del departamento de salud de Torrevieja mientras solicite informes económicos que lo justifiquen.

Asimismo, Eva Ortiz ha señalado que “pedimos la comparecencia de Puig para que explique qué va a pasar con el departamento de salud porque no se puede generar más incertidumbre sobre los ciudadanos y los trabajadores a solo dos meses de la anunciada reversión”.

Ortiz ha señalado que “el Supremo le da un bofetón a las decisiones ideológicas del Consell, ya que la sentencia marca jurisprudencia y viene a criticar las chapuzas de un Consell que no puede hacer lo que le dé la gana. Es responsabilidad de cualquier gestor público tratar el dinero público con la mayor diligencia, eficacia y eficiencia posible. La sentencia deja claro que, para adoptar cualquier decisión que repercuta en la gestión de fondos, se necesita un informe que justifique que esa decisión no tiene un impacto sobre las arcas públicas mayor que en la gestión anterior”.

La síndica popular ha explicado que “en el departamento de salud Torrevieja no han hecho ningún informe económico para evaluar la decisión de la reversión. De hecho hasta hace una semana se iba a gestionar por una empresa pública y ahora parece que será de manera directa. No sabemos a día de hoy si va a haber ahorro económico”.

“Ante estas circunstancias -ha continuado- exigimos a Puig que realice un informe económico urgente. El único que se conoce hasta el momento es el del Síndic de Comptes de 2018 donde dice que la gestión de Torrevieja es más eficiente y económica que la media de los departamentos de salud públicos. Este informe desautoriza la actual decisión del Gobierno valenciano, ideológica y sectaria, de finalizar ese contrato sin tener un modelo claro encima de la mesa. Ahora hay un antecedente de reversión y se puede hacer un informe económico comparando el coste que la reversión de la Ribera ha tenido en los ciudadanos. Se hizo en abril de 2018 y ya se sabe el incremento de gasto en estos tres años y la merma en la calidad asistencial con la supresión de servicios y la repercusión que ha tenido sobre los usuarios”.

Para Eva Ortiz, “la sentencia del Supremo acaba con la ideología sectaria impositiva sin criterios técnicos, avala la protección de la ciudadanía de que cuando un gobierno toma una decisión de estas características tiene que justificarla y avalarla, y abofetea a Puig y a su gobierno en la manera de hacer las cosas”.

La portavoz popular ha afirmado que “las decisiones tienen que tener carácter técnico y económico. No vale la excusa de que figura en el programa electoral. Eso no justifica ninguna decisión. Cualquier responsable político tiene que justificar sus decisiones en virtud de que haya una eficacia en la gestión de los recursos públicos y una mejora sobre el ciudadano”.

Por último, Eva Ortiz ha pedido “la dimisión inmediata de la consellera Barceló que ha demostrado una incapacidad tremenda no solo en la gestión del covid sino también en la gestión de la reversión de Torrevieja. Quiere cambiar un modelo que funciona por otro que no está funcionando en Alzira, donde tiene un conflicto social con los trabajadores y ha generado un problema asistencial en el departamento de salud de la Ribera con cierre de centros de salud y de anulación citas presenciales en atención primaria”.

Se avala la reversión en Alzira

El Tribunal Supremo ha avalado la decisión del Consell de que se produzca la reversión del Hospital de Alzira, después de que Ribera Salud recurriera la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que negaba la renovación de la gestión del hospital al grupo Ribera, tras alegar que el Gobierno valenciano no se había justificado correctamente al no haber declarado los informes económicos pertinentes.

El Tribunal Supremo “ha avalado las decisiones del Botànic”, según ha confirmado hoy la vicepresidenta y portavoz del Consell Mónica Oltra, pese a que ha declarado que la sentencia realizada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana no se realizó de manera adecuada. La consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas ha comunicado tras la reunión del pleno del Consell de esta mañana que “se desestima el recurso de Ribera Salud”, por lo que se confirma “la correcta gestión” de Consell en el departamento de la Ribera “después de haberse acabado el contrato de concesión”.

Oltra ha añadido que el Consell vela por “la defensa de la sanidad pública que desafía el dogma neoliberal”, evitando así hacer de “la sanidad pública un negocio”.