Historia

Descubren en la playa de Cullera los restos de una muralla del siglo XVI

El muro se construyó entre 1553 y 1556 después de un ataque pirata muy duro

Imagen de los restos de la muralla hallados durante las excavaciones
Imagen de los restos de la muralla hallados durante las excavaciones FOTO: La Razón ayuntamiento de cullera

Las excavaciones que se están realizando en el paseo Doctor Alemany de Cullera (Valencia), dentro del proyecto de reurbanización de la calle para hacerla peatonal, han confirmado la existencia de una muralla que rodeaba la ciudad en el siglo XVI.

Los restos de la fortificación, que fue construida para proteger la villa tras un duro ataque pirata, se encuentran en muy buen estado, según ha explicado la arqueóloga del proyecto, Lourdes López.

Los trabajos, según fuentes municipales, confirman los datos que se tenían previamente de varias fuentes históricas -como es el caso de un plano topográfico de Cullera del año 1864- de que la ciudad estaba rodeada por una muralla.

El hallazgo se ha producido en la zona entre el paseo Doctor Alemany y la calle Santa Marta y el equipo de arqueólogos ha encontrado, además del trazado de la muralla que discurría por el paseo, la puerta de acceso a la calle Santa Marta.

“Se trata de una de las siete puertas torre que, según las fuentes históricas, circundarían la ciudad a partir de mediados del siglo XVI, que es cuando se construye esta muralla”, según López.

En concreto, el muro se construyó entre 1553 y 1556 después de un ataque pirata muy duro que hubo en la ciudad, y en un momento en que la presión de los corsarios y de la piratería en las poblaciones de la costa de esta zona de la península ibérica era muy fuerte.

“Era necesario fortificar las ciudades y protegerse de la mejor manera que pudieran”, explica la arqueóloga, que indica que las excavaciones han permitido encontrar alrededor de 8 metros del trazado de la muralla, cuya fábrica es de mampostería de cal y cantos de piedra.

“Nos hemos llevado una sorpresa no por el hallazgo en sí, que lo esperábamos, sino por el buen estado de conservación en que se encuentra la muralla”, ha afirmado por su parte el arqueólogo municipal Kike Gandía.

Se ha hallado también una acequia que discurría paralela a la muralla. “El canal tiene origen medieval pero estuvo en uso también hasta el siglo XIX, ya que de la muralla hacia afuera todos los terrenos eran de cultivo y arrozales”, ha expuesto López.

La acequia se encuentra en un estado de conservación excelente y en uno de sus laterales mantiene una pared con revestimiento de grandes piedras y de mortero.

“También tenemos buenas noticias en el caso de la acequia, ya que se encuentra en bastante buen estado de conservación y no está muy afectada por zanjas, instalaciones o movimientos de tierra contemporáneos”, según Kike Gandía.

Además, en la zona de la puerta, en la misma orientación de la calle Santa Marta, se ha encontrado una canalización con una cubierta de lajas de piedra que bajaría por la calle Santa Marta hacia la acequia y que también se encuentra muy bien conservada.

En estos momentos, los técnicos están excavando niveles bastante recientes que tienen que ver con el momento de destrucción de la muralla a mediados del siglo XIX.

“Los hallazgos son casi todo materiales del siglo XIX y del XVII, especialmente cerámica y algunas piezas de metal y de hueso”, ha señalado Lourdes López.

Tanto el trazado de la muralla como la puerta torre de la calle Santa Marta, al igual que la acequia, podrán ser contempladas a través de una ventana arqueológica cuando finalice el proyecto de reurbanización del paseo Doctor Alemany.