Catalá pide a Ribó que “no asfixie más” al centro de la ciudad

Pide duplicar las ayudas directas a los comercios locales y llegar a los 3,2 millones

La portavoz, María José Catalá y el edil Santiago Ballester, en una de las calles de acceso limitado que hoy han entrado en funcionamiento
La portavoz, María José Catalá y el edil Santiago Ballester, en una de las calles de acceso limitado que hoy han entrado en funcionamiento FOTO: La Razón PP

La portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá, ha anunciado hoy una reclamación al presupuesto de Ribó y PSPV para duplicar las ayudas directas a los comercios locales de la ciudad en los presupuestos de 2022 y llegar a los 3,2 millones de euros.

El anuncio lo ha realizado hoy en la presentación de la campaña Made In Valencia, que los populares ponen en marcha por segundo año consecutivo para promocionar el consumo en el comercio local en Navidad. “Venimos a la Plaza Redonda hoy porque queremos hacer un llamamiento a los valencianos para que consuman en sus comercios de proximidad. Los comercios de Plaza Redonda, como muchos otros, están sufriendo las consecuencias de las políticas erráticas de Ribó” .

La portavoz del PP en el Ayuntamiento, María José Catalá, ha llamado a “impulsar las compras y el consumo en la ciudad, especialmente estas Navidades, ante la inacción del Gobierno de Ribó”. La líder del Partido Popular ha criticado duramente la línea que ha seguido el Gobierno de la ciudad en lo relativo a los comercios. “Ribó no deja de poner palos en las ruedas a los comerciantes locales: primero con el cierre de Ciutat Vella en plena campaña de Navidad, luego con la ridícula inversión en iluminación navideña y, para rematar, con el retraso de 11 meses en las ayudas directas a los comercios”, ha denunciado Catalá. La portavoz ha añadido que “la subida de impuestos y tasas aplicada por este gobierno en 2020 y 2021 es la puntilla que necesita el comercio de la ciudad”.

La portavoz municipal ha recordado que “todavía no existe un plan estratégico con ayudas para modernizar y acompañar en la transformación digital al pequeño comercio de la ciudad”. Desde el inicio de la pandemia, se han cerrado casi 200 comercios y restaurantes en la ciudad, de los cuales el 57% corresponde a Ciutat Vella. Además, los cambios de línea en la EMT y la falta de aparcamiento en el centro suman 4.500 parados más, el 60% de ellos del sector servicios.

“Ribó va a convertir Ciutat Vella es ciutat fantasma”

Por ello, el PP ha denunciado que la gestión de Ribó y PSOE va camino de “convertir el centro histórico en una isla” y “Ciutat Vella será Ciutat fantasma.” Catalá ha explicado que en estos momentos hay 15 líneas de autobús menos, el cierre del parking de Parcent, las obras en la plaza de Brujas del Mercado y de la Reina: “Los comercios de Ciutat Vella cada día se enfrentan a más dificultades para atraer clientes, más de 7.000 falleros no pueden acceder a sus casales ni la gente a su puesto de trabajo. No hay consenso ahora para poner en marcha las multas para acceder a parte del centro histórico. Y pedimos a Ribó que no sancione. Las multas no son las soluciónha reclamado la portavoz que ha recordado que en los últimos años, Compromís y PSPV se ha eliminado el 72% de las plazas de aparcamiento en el centro en los últimos 6 años”, ha declarado Catalá. “Pedimos que se paralicen las multas y la asfixia a la que tiene sometida la izquierda al centro”.

La portavoz del PP también ha lamentado la escasa inversión en iluminación navideña. “Es una forma de atraer a clientes y fomentar el consumo, y Compromís y PSPV vuelven a relegar la inversión. En esta ciudad para ver luces navideñas hay que pagar entre 12 y 14 euros. No se entiende. Este gobierno de izquierdas que dice que gobierna para todos pero, sin embargo, para ver luces de Navidad tienes que pagar”.

El PP recuerda que Valencia es, de las grandes ciudades, la que menos invierte en iluminación de Navidad, “y esto no va a ayudar al comercio en la que es la campaña más importante para ellos de todo el año” A pesar de que Valencia es la tercera gran ciudad de España, municipios como Zaragoza (700.000€) y Málaga (798.000€) doblan con creces la cantidad económica destinada a la iluminación navideña este año.