Luz verde a los Presupuestos valencianos de 2022 con los votos en contra de la oposición

Se ha aceptado una enmienda de PSPV y Compromís para aumentar en 12 millones el presupuesto de À Punt

La vicepresidenta del consell, Mónica Oltra, abaza al conseller de Hacienda, Vicent Soler, durante el pleno de Les Corts Valencianes que ha aprobado los Presupuestos de la Generalitat para 2022
La vicepresidenta del consell, Mónica Oltra, abaza al conseller de Hacienda, Vicent Soler, durante el pleno de Les Corts Valencianes que ha aprobado los Presupuestos de la Generalitat para 2022 FOTO: Biel Aliño EFE

Los Presupuestos de la Generalitat valenciana para el año 2022 han recibido hoy la luz verde del parlamento valenciano, aunque solo con los votos a favor de los partidos que componen el Botànic (PSPV, Compromís y Unides Podem). Las cuentas, las séptimas de este Gobierno, crecen un 9,1 % respecto a las del actual ejercicio hasta alcanzar los 27.967,5 millones.

Estos presupuestos, que entraron fuera de plazo en la Cámara autonómica, han salido adelante en el último pleno del período de sesiones, a pesar de contar con los votos en contra de contra de la oposición, con el objetivo de consolidar la recuperación económica, social y emocional tras la pandemia de coronavirus.

Para el PSPV, Compromís y Unides Podem estos presupuestos son “históricos” y permitirán dejar atrás la crisis generada por el coronavirus, mientras que desde el PP, Ciudadanos y Vox los ven “irreales” y no creen que vayan a servir para solucionar los problemas de los valencianos.

Los Presupuestos contemplan más de 17.300 millones de inversión social en Sanidad, Educación, Igualdad, Vivienda y Empleo, así como un incremento de las inversiones (capítulos VI y VII) de un 58,4 %, hasta superar la barrera de los 3.121 millones, y 101,7 millones de presupuestos participativos.

Además, incluyen de nuevo una partida reivindicativa de 1.336 millones en compensación por la infrafinanciación que sufre la Comunitat, a la que suman este año otra de 1.000 millones del fondo de transición hacia la nueva normalidad.

Durante la votación de las cuentas en el pleno, que ha durado más de cuatro horas, se ha aprobado, entre otras cosas, una enmienda del PSPV y Compromís, que ha sido respaldada por Unides Podem, para incrementar en 12 millones la financiación de À Punt en 2022.

Esta iniciativa fue rechazada en comisión al no contar con el apoyo de Unides Podem, ya que había presentado otra en la que reclamaba que el aumento fuera de 17 millones, que tampoco salió adelante.

Las dos enmiendas han llegado este miércoles al pleno -la de Unides Podem como transaccional-, pero únicamente se ha aprobado la que propone destinar 12 millones a À Punt. Los 5 millones extra que la formación morada pedía para personal han sido rechazados, con los votos en contra del PSPV y la oposición, y a favor de Compromís.

La síndica del PP, María José Catalá, ha denunciado que estos presupuestos recortan en partidas sociales, como dependencia y Renta Valenciana de Inclusión, y no responden a los problemas reales de los valencianos, como la subida de la luz o el encarecimiento de la cesta de la compra.

“No hay ni un euro para ayudas a la pobreza energética”, ha destacado Catalá, quien ha deseado que estas sean las últimas cuentas de la izquierda, y se ha comprometido a bajar los impuestos cuando gobierne el PP.

La síndica de Ciudadanos, Ruth Merino, ha calificado de “utópicas” las previsiones de ingresos de estos presupuestos, que son, a su juicio, “irresponsables y cortoplacistas”, y ha regalado al president de la Generalitat, Ximo Puig, el libro “En el huracán catalán: Una mirada al laberinto del procés” para que lo lea estas navidades.

Por parte de Vox, su síndica, Ana Vega, ha considerado que estos presupuestos “para nada son los que la ciudadanía necesita”, pues no están pensados para las familias, los autónomos o los agricultores, sino que están hechos “por el Botànic y para el Botànic”.

Desde el PSPV, su síndic, Manolo Mata, ha celebrado los séptimos prepuestos del Botànic, unas cuentas que, según ha destacado, se ajustan al pacto de reconstrucción y a los acuerdos suscritos con la sociedad valenciana, y garantizan, en la medida de sus posibilidades, la obligación de las instituciones públicas de salvar vidas.

El síndic de Compromís, Fran Ferri, ha aprovechado su última intervención en el pleno para despedirse de Les Corts Valencianes, a las que entró en 2011, siendo el diputado más joven, y desde las que ha podido participar de los cambios políticos y sociales vividos en la Comunitat.

“Nos ha tocado el premio gordo a los valencianos”, ha asegurado la síndica de Unides Podem, Pilar Lima, quien ha celebrado la aprobación de las cuentas autonómicas, que apuestan, cuidan y fortalecen la sanidad pública, así como el acuerdo para crear una tasa turística en la Comunitat.