Los pediatras valencianos piden un nuevo modelo para desatascar la Atención Temprana

La pandemia ha aumentado los casos de los niños con problemas relacionados con el TEA o de neurodesarrollo

Las patologías lingüísticas, los problemas conductuales, psicomotores o cognitivos sensoriales se han disparado en los dos últimos años
Las patologías lingüísticas, los problemas conductuales, psicomotores o cognitivos sensoriales se han disparado en los dos últimos años

La pandemia ha aumentado los problemas relacionados con el transtorno del espectro autista (TEA) y otros problemas del neurodesarollo. Las patologías lingüísticas, los problemas conductuales, psicomotores o cognitivos sensoriales se han disparado en los dos últimos años.

La Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP) reclama cambios en el modelo de atención para mejorar la situación actual tras detectar que se ha producido un colapso no solo en el seguimiento de estos pacientes, sino también en el acceso para una primera visita diagnóstica.

En la actualidad, se está elaborando el nuevo decreto de Atención Temprana (AT). Un grupo de trabajo formado por la Conselleria de Sanidad, la de Educación y la de Políticas Inclusivas trabaja en este documento sobre los que se han pronunciado los pediatras valencianos. Solicitan ser el «eje vertebrador» de este nuevo modelo porque «conocen tanto al paciente como a la familia» y piden trabajar de manera coordinada con los especialistas en AT.

Piden que aquellos pacientes con sospechas de alteraciones en el neurodesarrollo puedan ser remitidos por su pediatra a una unidad específica con experiencia en su evaluación y tratamiento adscritas a su departamento de salud.

En el circuito propuesto por la SVP, será en estas unidades en las que se realice la valoración, el seguimiento y tratamiento- si es necesario- de los cero a los seis años. Los centros de la Conselleria de Igualdad servirán de apoyo, «su acceso será controlado y solo accesible desde el sistema público» para garantizar que las propuestas de valoración se hayan cribado previamente. «Hay que tener en cuenta que actualmente, debido a la saturación de los centros, en septiembre se decretó la priorización de la atención sólo al grupo de cero a tres años y muchas de estas patologías no se hacen evidentes hasta el inicio escolar», es decir, a partir de los tres años.

Los pediatras solicitan también que se pueda derivar a estos niños a neuropediatras o a unidades de salud mental infantil si así se considera necesario.

La Conselleria de Educación participará en la intervención de estos pacientes a partir de los seis años y no de los tres como, según la ASV, está ocurriendo ahora por la sobrecarga existentes en los Centros de Atención Temprana.

Insisten además en que estas unidades deben contar con los profesionales suficientes. Un psicólogo clínico, un logopeda, fisioterapeuta y terapeuta ocupacional. La ratio de pacientes, subrayan, no debe ser superior a los 12 por profesional.