Editors: “No cambiamos de sonido para gustar a nadie, tenemos un compromiso con las canciones”

El grupo celebra 15 años de trayectoria con la publicación de «Black Gold» y una gira de grandes éxitos que les trae a Madrid y Barcelona

Una de las mejores cosas que se pueden decir de Editors a lo largo de sus 15 años de carrera es que cada uno de sus fans haría una compilación de mejores canciones diferente. Para muchos, sus primeros álbumes («The Back Room» y «And End Has a Start») son simplemente insuperables. Otros les descubrieron en su etapa de transformación hacia una banda de estadio y de baile con hasta toques electrónicos y otros han llegado en su última etapa de madurez que trata de combinar la nostalgia con el rock aguerrido. «A todos en el grupo nos sucede lo mismo, no te creas. Así que no fue nada fácil elegir los temas para ‘‘Black Gold’’», dice Elliot Williams sobre el lanzamiento del primer recopilatorio de la banda británica, que incluye tres temas nuevos y que sirve de pie para que pasen de gira por Madrid el próximo lunes y Barcelona, el martes, con todo su arsenal de éxitos. «Fue tan difícil como divertido. Cuando haces eso piensas en el público, tratas de asegurarte que tengan juntas las canciones que les gustan. Recuerdo cuando era joven y descubrí a New Order, que fue a través de su disco ‘‘Substance’’, que yo pensaba que era un álbum y en realidad era un recopilatorio. Así que de alguna manera era una puerta de entrada a su música. Y nosotros buscábamos un disco que nos representara», apunta el teclista del grupo.

Perder y ganar seguidores

Después de tantos años de gira, una banda sabe cuáles son los temas preferidos de su público. «Hasta cierto punto, sí. Sabemos que tenemos unos fans ‘‘núcleo duro’’ de nuestro material antiguo. Y también que buena parte del público se ha ido incorporando después con los singles más bailables y tenemos que mantener un equilibrio en ese respecto. Nos consta que hay quien viene a vernos por tres o cuatro canciones, pero creo que le sucede a muchas bandas. También quiero decir que nosotros tenemos un compromiso con nosotros mismos, que no metemos sonidos electrónicos para gustar a nadie, hacemos los discos para estar orgullosos de ellos», comenta Williams. Tras las primeras comparaciones con Interpol y otros grupos de rock oscuro, Editors se marcaron como objetivo cambiar de sonido con cada trabajo, expandir horizontes, lo cual es siempre un riesgo. «Sin duda. Sabemos que hemos ido sumando seguidores igual que algunos se han alejado, pero lo cierto es que no podemos pensar en el cuál es el balance. No vemos al grupo así. Cambiar es una necesidad y cuando hacemos discos no pensamos en ello. De todas formas, en nuestro caso tenemos una base muy leal de seguidores que agradecen que tratemos de ser diferentes». Enfrentarse a un recopilatorio les llevó a un inevitable balance de la carrera, una reflexión sobre los últimos años. «Pues realmente hemos hecho eso en las entrevistas. Hablas con los periodistas y piensas en lo increíble que es el viaje en el que llevamos tantos años. Haciendo lo que hacemos del modo que lo hacemos», sostiene Williams.

El modo es una democracia. «Sí. Las canciones las trae Tom, pero las sometemos a un trabajo colectivo intenso todos juntos. Y, en ese proceso, abandonamos los egos, aportamos por igual y respetamos las opiniones de todos. Los grupos que no sabe hacerlo son los que no sobreviven», asegura. Eso no es en absoluto fácil. «Es lo más difícil, pero bueno, cuando Chris (Urbanowicz) dejó el grupo, nos planteamos muchas cosas. Fue casi una refundación que nos sirvió para permanecer el resto más unidos, porque nos lo cuestionamos todo. Y salimos reforzados». Ahora, ¿este recopilatorio marca una etapa nueva? «Sin duda. Para eso hacía falta mirar atrás un segundo y volver a coger impulso».