Una carta inédita de Stanley Kubrick revela sus intenciones de dirigir “Doctor Zhivago”

El cineasta, junto con Kirk Douglas, planeó en vano adquirir los derechos de la novela de Boris Pasternak, que finalmente fue dirigida por el británico David Lean

Aunque Hollywood se haya ganado a pulso su título de la gran factoría del cine, no por ello ostenta el monopolio de todas las grandes producciones. Ejemplo de ello es “Doctor Zhivago” (1965), cinta británica considerada como una de las mejores de todos los tiempos, sea dentro del mercado de Reino Unido o por estar incluida entre los clásicos del cine.

Obtuvo 5 premios Oscar y otros 5 Globos de Oro, incluyendo las categorías de Mejor película dramática, Mejor director y Mejor guion. Se trata de una adaptación de la novela homónima de Boris Pasternak, por la que ganó en 1958 un Nobel de Literatura. Ambientada en la revolución rusa, narra una intensa historia de amor a través de un deseo irrefrenable, aunque sí salpicado por el contexto histórico.

Pero, ¿y si esta producción hubiera sido estadounidense? Es más, ¿y si la hubiera dirigido nada menos que quien dio vida a “El resplandor” o “La naranja mecánica”? Según publica “The Guardian”, James Fenwick, un historiador de cine británico, ha descubierto que dos de las figuras más valoradas del cine, el actor y productor Kirk Douglas y el cineasta Stanley Kubrick, intentaron en vano adquirir los derechos de la obra de Pasternak antes que David Lean, director británico que dirigió el filme.

Fenwick ha llegado a dicha conclusión a partir de una carta inédita, en la que Kubrick escribía al escritor personalmente, en nombre de él y de Douglas. “Nuestro último filme, ‘Senderos de gloria’, ganó premios a la Mejor película del año en Bélgica, Brasil y Finlandia. Ahora, nos gustaría comprar los derechos para el cine de ‘Doctor Zhivago’. Hemos contactado con los abogados de Nueva York que representan a los editores italianos del libro. Las negociaciones están paradas, ya que no están preparados para ultimar el trato”, dice la misiva.

De esta manera, la carta data de finales de la década de 1950, por lo que Kubrick se adelantó a Lean para hacerse con la historia. “Zhivago es ciertamente un hecho desconocido sobre las carreras de Douglas y Kubrick”, asegura Fenwick, quien no pudo evitar la incredulidad ante su descubrimiento: “En aquella época el cineasta estaba más asociado con la ficción policíaca” que con una obra maestra literaria.

Asimismo, explica a “The Guardian” que también se sorprendió porque la cinta se habría producido en la Unión Soviética, “considerando el contexto en Estados Unidos de la caza de brujas comunista”. De hecho, el experto agrega que Douglas quería ser el protagonista indiscutible de la cinta, lo cual “revela más sobre las tendencias diplomáticas del actor y la forma en que se veía él mismo como embajador cultural de los EE UU”.

“El momento preciso de éxito absoluto para un director es cuando se le permite filmar un gran clásico literario de más de 600 páginas, que no comprende demasiado bien y que, de todos modos, es imposible de filmar adecuadamente, debido a la complejidad de la trama o lo esquivo de su forma o contenido”, escribió Kubrick en unos cuadernos inéditos hallados por Fenwick y datados de principios de los años 50.

Fenwick, profesor titular en la Universidad de Sheffield Hallam, publicará sus hallazgos en los libros “Stanley Kubrick produces” y “Shadow cinema: the historical and production contexts of unmade films”. Una colección de ensayos donde diferentes académicos editan sus investigaciones.

De esta manera, el especialista explicará a todo interesado en la historia del cine todos los detalles de lo que podría haber sido un “Doctor Zhivago” estadounidense. ¿Y si Douglas hubiera sido Yuri Zhivago, el médico y poeta que interpreta Omar Sharif? ¿Qué nombres habrían completado el resto del elenco?