Historia

“La reina sola” que abrió a España las puertas del Mediterráneo

Jorge Molist relata en su nueva novela la historia de Constanza de Aragón y de Sicilia quien, abandonada por su esposo, “se enfrentará a los tres mayores poderes del siglo XIII”

Jorge Molist
Jorge Molist FOTO: Asis G. Ayerbe

En el siglo XIII, ser mujer no era tarea fácil. Y menos aún si tenías a tu cargo la responsabilidad de conquistar un reino que querían arrebatar una serie de nobles hostiles. No obstante, quien quiere puede, y en una época como esta, sustentada por hombres, existió una joven que, aunque inexperta, fue capaz de hacer frente a unas dificultades que nadie desearía. Es una historia desconocida, pero determinante para la construcción de España, y, para remediar el olvido e incentivar el orgullo por nuestro pasado, Jorge Molist la recoge en “La reina sola” (Planeta). Narra la épica vida de Constanza de Aragón y de Sicilia, “esposa de Pedro III de Aragón y heredera del reino de Sicilia, que le robaron los franceses cuando mataron a su padre”, explica el autor a LA RAZÓN. La protagonista, “una mujer de su tiempo, religiosa y austera, pero dispuesta a todo”, continúa, “se queda sola cuando su marido la abandona, recién coronada, sin experiencia de gobierno y recién llegada a Sicilia en una situación angustiosamente comprometida”. Con esto, la reina sola “sufre conspiraciones cortesanas que amenazan su vida y la de sus hijos, y debe enfrentarse, en guerra cruel, a los tres mayores poderes de su siglo”. Y, asegura, “fue capaz de todo, incluso de traicionar sus principios, con tal de defender a sus hijos, cumplir con sus súbditos y salir adelante contra viento y marea”.

Jorge Molist
Jorge Molist FOTO: Asis G. Ayerbe

Esta novela, de la que “el 95% de los hechos históricos son totalmente fieles a la realidad”, asegura el escritor, narra, por tanto, “una época clave para la construcción de España”. Mientras Francia asfixiaba a la corona de Aragón, ésta trataba de buscar una salida por el Mediterráneo. “Jaime I de Aragón casó a su heredero con la hija del rey de Sicilia. Pero una cruzada decretada por un papa francés propició la invasión de Sicilia por el rey de Francia y la muerte del padre de Constanza”, relata. “La asfixia de la corona de Aragón se hizo mayor”, siendo los tres poderes culpables de ello los franceses, Carlos de Anjou –”un usurpador, asesino, rey de Sicilia, Albania y señor de cuatro ricos condados de Francia”- y el papa: “Su poder, tanto espiritual como económico, era enorme”, explica el autor.

Más apasionante que “Juego de Tronos”

En otras palabras, dice Molist que la reina Constanza no tiene nada que envidiarle a Daenerys Targaryen, pues esta historia en el “Mare Nostrum”, primero como Aragón, después como España y finalmente como Imperio Español, “es tan apasionante o más que ‘Juego de Tronos’. La diferencia es que es real, nuestra y la tenemos olvidada”. Ante esto, plantea una reflexión: “Hay que conocer más nuestra historia y sentirnos orgullosos de los hechos de nuestros antepasados”. Asimismo, apunta que esta “fascinante historia la descubrí leyendo ‘Las vísperas sicilianas’, del gran historiador inglés Sir Steven Runciman”. “De pronto, me di cuenta de que me estaba contando una historia de España en el Mediterráneo de la que apenas había oído hablar”, recuerda el autor. Y, con esto, concluyó en algo que plasma en su libro: “Pedro y Constanza abrieron las puertas del Mediterráneo a la Corona de Aragón y a España. Allí creamos un imperio, que, hoy, por desgracia, tenemos olvidado”.

Jorge Molist
Jorge Molist FOTO: Asis G. Ayerbe

Para Molist, el Mediterráneo en aquella época “era el centro del mundo, un lugar de guerras, pero también de intercambio de cultura, de comercio y de gentes”. No obstante, lamenta que “hoy es más como una gran autopista”. “Lo tenemos todo mucho más fácil. En aquella época, solo comer era ya un logro, y ser libre un lujo”, opina el también escritor de “Canción de sangre y oro”, Premio de Novela Fernando Lara 2018. “De esa situación provienen los grandes guerreros llamados almogávares, que fueron clave para la expansión de la Corona de Aragón por el Mediterráneo”, y que también plasma en la novela. “Eran unos muertos de hambre que buscaron su libertad y su supervivencia en unas armas muy primitivas, nada que ver con la tecnología más avanzada de la época que usaban los caballeros. El hambre acucia el ingenio, y hoy tenemos un plato de comida asegurado en la mesa”, concluye.

  • “La reina sola”, de Jorge Molist. Planeta. 624 páginas, 22,50 euros.