Crítica de «A todo tren. Destino Asturias»: Cuidado, niños a bordo ★★★☆☆

Imagen del último rodaje de Santiago Segura
Imagen del último rodaje de Santiago Segura. La Razón
Director: Santiago Segura. Guión: S. Segura y Marta González de Vega. Intérpretes: S. Segura, Leo Harlem, Luna Fulgencio, Florentino Fernández. España, 2021. Duración: 90 min. Comedia.

A veces lo peor que puede pasarte en esta vida es que seas demasiado responsable, demasiado dócil y demasiado, en según qué casos, gilipollas. Como el delgadito Ricardo (un Santiago Segura de cabello rojizo Gilda), que tiene un niño al que decide llevar a un campamento en Asturias a la par que atraviesa una crisis matrimonial. Él mismo, vía tren nocturno. El problema crece, pero de qué manera, cuando otros padres deciden endosarles a los suyos para que también los lleve hasta el citado lugar de vacaciones. Nadie contaba con que en el último minuto le acompañaría Felipe (Leo Harlem), abuelo de dos de ellos, atolondrado y más infantil que los propios nenes.

A los que acaban «perdiendo» desde, casi, que arranca la cinta y tras lo que ambos adultos, acompañados de algún que otro elemento, acaban recorriendo media España para recuperarlos. De manera que, mientras los críos se dedican a hacer perrerías en los vagones, especialmente al revisor (un Florentino Fernández muy «cartoon»), los protagonistas inician una disparatada y divertidísima «road movie» entre cameos de Jorge Sanz, Resines... y cachondeos varios, como uno sobre el tema del lenguaje inclusivo, muy al gusto de su director y protagonista, que, sin embargo, no olvida jamás que esto se trata de una comedia para toda la familia. Un terreno en que demostró ya después de los dos «Padre no hay más que uno» que taquilleramente hablando se le da de miedo.

Así, entre agricultores violentillos, guardias civiles atontados, un beodo que no sabe ni de quién es la despedida de soltero y personajes con más peligro que una caja de bombas, como el que encarna El Cejas (qué bien quedaría en un «Torrente»), el filme consigue lo que deseaba: hacer pasar un buen rato a casi todo quisqui . ¿Dónde mejor este finde tórrido que en una sala de cine viendo esta especie de «Solo en casa» sobre raíles? Y con Segura.

Lo mejor
La divertidísima parte de la «road movie», con Segura, Harlem y compañía buscando a los niños
Lo peor
Quizá la parte del filme que transcurre en el tren podría haber sido aún más gamberra