Cultura

El cuadro de Rothko que es imposible de vender

Su incursión en el mercado del arte queda paralizada al no poder trazar el origen completo de la obra

El artista Mark Rothko
El artista Mark Rothko FOTO: Conseulo Kanaga Wikimedia Commons

La galería Jacques de la Béraudiere (GJB), con sede en Bruselas, está tratando de vender una pintura de Mark Rothko, pero se detiene a cada paso porque la galería de Manhattan Edward Tyler Nahem Fine Art (ETN), que vendió la obra de arte en 2006 por 5,4 millones de dólares, se niega a revelar quién era el dueño de la pintura cuando la traspasó, lo que hace que la procedencia sea incompleta.

Según la denuncia, GJB ha intentado vender la obra en casas de subastas de alto perfil, incluidas Christie’s y Sotheby’s, pero se le ha negado porque la procedencia enumera a un propietario, que vendió la obra a través de Edward Tyler Nahem Fine Art en 2006, como “Colección privada, California”.

La galería belga comentó en su demanda que “los escándalos de falsificación han socavado la confianza en los galeristas y expertos que antes eran de confianza” y es bien sabido que “el mercado del arte [es] un refugio potencial para el lavado de dinero”. Como resultado, prácticas que eran “toleradas hace apenas unos años ya no son viables”. El mundo del arte se está moviendo hacia la transparencia y las recientes regulaciones contra el lavado de dinero que cambiaron el panorama del mercado del arte en el Reino Unido, los EE. UU. y Europa han impulsado una mayor claridad en el mercado del arte.

Si bien ETN afirma adherirse a un acuerdo de confidencialidad que impide que la galería revele al propietario anterior, el precedente legal podría pesar en su contra. Si ETN permitiera que un comprador potencial o una casa de subastas supieran la identidad del coleccionista de California, esa identidad aún podría ocultarse al público. Pero ETN hasta ahora se ha mantenido firme.

La procedencia es una de las mejores formas de saber si una obra es legítima, como lo demuestra el escándalo de Knoedler, que expuso varias obras de “Rothko” como falsificaciones.