Cultura

Conflicto

La guerra entre Rusia y España que ha durado dos siglos y terminó hace solo 20 años

El diplomático Jorge Dezcallar recuerda cómo tuvo que gestionar la paz entre ambos países, para poner fin a un largo conflicto que se había olvidado por completo

Representación de la batalla de Sitka, el último conflicto bélico importante de Rusia en su intento de colonizar América.
Representación de la batalla de Sitka, el último conflicto bélico importante de Rusia en su intento de colonizar América.Louis S. Glanzmanfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1012e55c

La historia está repleta de sorpresas y curiosidades y esta situación es, sin duda, una de las anécdotas más inesperadas. Resulta que en España se ha vivido una guerra larga contra Rusia y ni siquiera nos hemos enterado. De hecho, la paz se firmó prácticamente ayer y por pura casualidad. Cabe trasladarse a “El anticuario de Teherán: historias de una vida diplomática”, libro de Jorge Dezcallar. El autor habla en estas páginas de recuerdos, pues durante su vida de diplomático ha estado relacionado con las más altas esferas de países de todo el mundo: fue embajador en Estados Unidos y en el Vaticano, así como director del CESID, el servicio de inteligencia español. Pues bien, entre sus recuerdos figura el de la firma de la paz con Rusia después de más de dos siglos de guerra, suponiendo el fin de una guerra al que se llegó hace tan solo 20 años.

En una entrevista, Dezcallar contaba cómo ocurrió esta guerra desde su perspectiva de diplomático. Él trabajaba en el ministerio de Exteriores cuando llegó un aviso desde la embajada rusa. Le avisaban de que habían encontrado un documento entre los archivos en el que era vigente que Rusia y España estaban en guerra. Según cuenta, su reacción se tendió al humor, preguntando quién iba ganando, pero rápidamente le aconsejaron que la situación debía de ser zanjada rápidamente. Y si bien nadie se había percatado de esta realidad, lo cierto es que había sido una guerra tan pacífica como silenciosa y, ante todo, alargada en el tiempo, pues se remonta a la segunda parte del siglo XVIII.

Alrededor de 1770, cuando la zona de California y Estados Unidos era español, en dicho estado se produjo, a muy grandes rasgos, un encontronazo entre el gobernador y un grupo de españoles y unos rusos que descendían desde Alaska. Estos últimos, continuaban en la intentona rusa de colonizar América, operación que nunca dio sus frutos. Dicha reunión no fue más que eso, una discusión y enfrentamiento minúsculo, y que quedó ahí, sin derivar en mayores ni peores consecuencias. No obstante, esta batalla, cuando llegó a oídos del zar, éste no dudó en declarar la guerra a España de manera formal. Por su parte, en nuestro país entonces andaban demasiado ocupados con otros conflictos, por lo que dejaron pasar la declaración rusa, y dejaron que se disipara con el tiempo.

Sin violencia ni víctimas

Y, hasta hoy, así ha sido: se olvidaron de esta declaración de guerra hasta el punto que no se produjo ningún enfrentamiento más ni siquiera cayeron en firmar la paz. Con esto, más de dos siglos después, Dezcallar se puso en contacto con el gobierno ruso y pusieron fin a esta situación, intercambiando documentos de paz en el año 2000 y acabando así con la guerra entre países más larga de nuestra historia. Al menos, y en este sentido puede presumir ante todos los conflictos vividos y, desgraciadamente, por vivir, se ha tratado de un conflicto bélico escaso de violencia y con absolutamente ninguna víctima mortal.

Asimismo, esta situación hace que España sea uno de los países que ha tenido abierto un conflicto contra Rusia durante más tiempo a lo largo de la Historia, de forma continuada y sin interrupciones, a pesar de que, en la práctica, las relaciones entre ambos países durante este tiempo y, ante todo, el siglo XVIII, fueron fundamentadas por la cordialidad y la amistad.