Literatura

Rachel Cusk: “El problema está en que si naces mujer no naces libre”

La escritora publica “Segunda casa” (Libros del Asteroide), novela donde reflexiona sobre la liberación de la feminidad y la necesidad humana de asistir al arte para buscar respuestas

La escritora Rachel Cusk publica su nueva novela "Segunda casa"
La escritora Rachel Cusk publica su nueva novela "Segunda casa" FOTO: Marta Perez EFE

La libertad de una mujer siempre ha sido dependiente. No por necesidad o por dificultad a alcanzarla de manera individual, sino por imposición. Cuando una mujer ha querido alcanzar algún tipo de poder, ha dependido de la aceptación de los hombres que lo ostentan. Si la decisión reside en empoderarse sola, nunca deja de depender de los obstáculos sociales. Así lo ve Rachel Cusk, autora canadiense que acaba de publicar “Segunda casa” (Libros del Asteroide). “El problema con la libertad es, que si naces mujer, si naces dentro de lo que es la feminidad, no naces libre”, opina ante la Prensa española durante una presentación de su novela. “Por ello, a lo largo de tu vida lo que tienes que hacer es liberarte de la falta de libertad. Un proceso de desarrollo personal que depende e la sociedad y de las personas que te rodean para que esa liberación sea posible. Es muy difícil hacerlo sola”, explica.

La pregunta fundamental que plantea “Segunda casa” es, dice la autora, “qué quiere una mujer en ese punto de su vida post familiar y post sexual”. “¿Prefiere ser dominada o servida? ¿que la dejen en paz para seguir con su propio desarrollo personal? Se lo pregunta la protagonista de manera candente, por cómo un personaje la trata, de manera respetuosa, mientras que se ve atrapada por el dominio y la crueldad de otro”, relata Cusk. El libro trata de una mujer que invita a un prestigioso pintor a pasar una temporada con ella y su familia en una casa de invitados. Profundamente conmovida por su obra artística, ella tiene la esperanza de que la particular mirada del pintor ilumine su propia existencia. En efecto, la visita alterará la quietud de su vida, y le revelará aspectos tan singulares como la sutiles dinámicas de poder que dominan nuestras relaciones, en especial entre hombres y mujeres, o la distancia que separa la realidad de las ficciones que construimos.

A la hora de dar forma un libro, Cusk no busca la idea, sino que espera a que le llegue. Tenía algunas en mente, “pero me costó encontrar la forma adecuada para expresarlas, porque estaban relacionadas con las últimas fases de la feminidad, un tanto vagas para plasmarlas en una novela”. Y al fin les dio forma gracias a un libro “que encontré y versaba justamente sobre estos temas, no está en venta y se escribió en la década de 1930″. Se trataba de “Lorenzo in Taos”, obra escrita por D. H. Lawrence y donde narra cómo él fue invitado por una mujer que se dedicaba a financiar las artes y creó un espacio para pintores y escritores. “Me interesó de esa mujer cómo ella misma no encontraba su propia capacidad de expresarse, y en cambio la encontraba a través de los artistas que alojaba. ‘Devoraba’ a los artistas para liberar de alguna manera su propia expresión”, aclara la escritora.

Rachel Cusk, autora de la trilogía "Outline"
Rachel Cusk, autora de la trilogía "Outline" FOTO: Marta Perez EFE

A lo largo de su carrera, Cusk, que ha publicado obras como “A contraluz” (2014), “Tránsito” (2016) o “Kudos” (2018), “he usado muchísimo y de manera muy potente el concepto de identidad, entendido como un espacio universal que me legitima para escribir y contar lo que yo quiero contar”. Así, confiesa que el tema principal que muestra a sus lectores en “Segunda casa” reside en la siguiente reflexión: “¿Por qué necesitamos el arte? ¿Qué buscamos en él? ¿Por qué necesitamos ver cosas e interpretarlas como algo con significado expresadas a través de otras personas? ¿Por qué buscamos esta sumisión a un poder ajeno a nosotros?”.

Con esto, si Joan Didion bien dijo que “escribir siempre es un acto de agresión”, para la canadiense ese ejercicio “es más bien como la ley, porque su función es la de corregir, interpretar la realidad de una manera que no sea en línea recta, sino que te permite llegar a un consenso sobre esa realidad”. “Lo que para mí es la verdad es ese consenso general de lo que consideramos realidad”, concluye.

  • “Segunda casa”, de Rachel Cusk. Libros del Asteroide. 184 páginas, 17,95 euros.