Unicaja desafía al Madrid en la final de Copa

El equipo malagueño busca su segundo título y acabar con la maldición que persigue al anfitrión desde 2002

UNICAJA MÁLAGA / MORABANC ANDORRA
Rubén Guerrero celebra una canasta durante la semifinal ante el MoraBanc Andorra FOTO: Jorge Zapata EFE

Unicaja vuelve a la final de la Copa del Rey once años después. Los anfitriones se impusieron con autoridad al MoraBanc Andorra (92-59) y buscarán el segundo título de su historia ante el Real Madrid. El primero llegó precisamente ante los blancos en 2005. El equipo malagueño busca acabar con la maldición que persigue al anfitrión desde que en 2002 el Baskonia levantase el título en Vitoria.

La tercera final de Copa del Unicaja tuvo como responsables directos a sus jugadores nacionales. Los protagonistas de la remontada ante el Casademont Zaragoza retomaron el juego donde lo habían dejado en la jornada anterior. Han apostado en Málaga por una fórmula similar a la del Madrid de Laso: un núcleo de jugadores nacionales que permanezca lo más posible en el equipo (Díaz, Fernández, Carlos Suárez y el último en llegar, Brizuela, formarían ese grupo) y la inclusión de canteranos (Rubén Guerrero) capaces de dar el salto al primer equipo para que los aficionados malagueños se sientan identificados con el club. Los cuatro primeros son clásicos de la ACB. El pívot (2,13 y 24 años) es el jugador con más amplio margen de mejora. Fue convocado por primera vez para la selección en verano de 2017. Jugó dos partidos internacionales y después de estar cuatro años en la Liga Universitaria estadounidense (NCAA) regresó a Málaga. Finaliza su contrato en junio de 2021 y por sus condiciones se puede convertir en una pieza muy apetecible para los grandes.

Alberto Díaz es tan malagueño como los espetos. Cuando el base saltó a la cancha con el partido ya rodado, su equipo mandaba sin excesiva autoridad. Con él, al MoraBanc Andorra le empezaron a surgir problemas por todos los lados. Díaz fue el impulsor del despegue y a él se sumó entusiasmado Jaime Fernández. Un parcial de 7-0 en el arranque del segundo cuarto liderado por el escolta fue letal para los de Ibón Navarro. Fernández tiene como ídolo a Juan Carlos Navarro y sus minutos antes del descanso recordaron al escolta azulgrana. Fue una tortura para la defensa del MoraBanc. Sus once puntos en el segundo cuarto fueron la punta de lanza de un equipo desatado. Como si Unicaja quisiera responder a la superioridad mostrada por el Madrid en la primera semifinal y decir aquí estoy yo. Las diferencias se dispararon hasta los 23 puntos. A los andorranos les quedaba una llamada a la heroica en forma de lluvia de triples. El momento más inspirado los acercó a doce puntos (52-40), pero se quedaron ahí. Adams, Ejim, Waczynski... todos se sumaron a la fiesta para volver once años después a la final.

92. Unicaja (25+23+20+24): Adams (14), Fernández (19), Toupane (5), Thompson (6) y Gerun (4) -quinteto titular- Díaz (6), Suárez (0), Guerrero (6), Waczynski (9), Brizuela (8) y Ejim (15).

59. MoraBanc Andorra (16+14+19+10): Hannah (16), Massenat (10), Todorovic (3), Sy (3) y Diagne (6) -quinteto titular- Walker (7), Senglin (8), Llovet (0), Musli (0) y Tyson (6).

Árbitros: Martín Bertrán, Conde y Cortés. Sin eliminados. Técnicas a Gerun e Ibón Navarro.

Incidencias: 10.437 espectadores en el Martín Carpena. Segunda semifinal correspondiente a la LXXXIV Copa del Rey.

Cuartos: Barcelona, 78-Valencia, 82; Real Madrid, 93-Bilbao Basket, 83; Iberostar Tenerife, 85-MoraBanc Andorra, 87 y Unicaja, 90-Casademont Zaragoza, 86.

Semifinales: Real Madrid, 91-Valencia, 68 y Unicaja, 92-MoraBanc Andorra, 59.

Final: Real Madrid-Unicaja (18:30, #Vamos).