Las claves de Zidane para la resurrección del Real Madrid en el Clásico

Con los cambios en el sistema por la nueva baja de Hazard y el posible regreso al once de Kroos, los blancos esperan revertir la tendencia de la últimas semanas

El Real Madrid llega a el Clásico tocado, la derrota en casa ante el City ha terminado de minar la confianza en torno a los de Zidane. La debilidad mostrada en los últimos minutos ante los ingleses ha desmantelado la imagen que se habían labrado durante la mayor parte de la temporada. Pero ahora, en el momento clave, la situación en la que llegan los blancos al Clásico recuerda peligrosamente al hundimiento del año pasado. Se la juegan en apenas dos semanas, porque aunque una derrota ante el Barça aún no pondría imposible LaLiga, sí que supondría un batacazo anímico para la vuelta de Champions, además de poner el último tramo de la temporada tremendamente cuesta arriba. Lo bueno, que Zidane aún está a tiempo de reacción y de mantener un currículum casi impecable.

Aunque los de Chamartín también sufrían antes de esta cita la baja de Hazard, los blancos ya no acusaron su falta durante su primera lesión grave de esta temporada. De hecho, curiosamente la ausencia del belga produjo el efecto contrario al esperado, y es que de los 21 encuentros invictos que llegaron a encadenar, Hazard sólo participó en siete. Y a la vez, su regreso, en el que pareció totalmente recuperado, justo coincidía con la crisis del equipo, firmando dos partidos sin ganar (hoy tres) y cayendo lesionado de nuevo ante el Levante.

Sin embargo, Vinicius, ante el Manchester City tampoco fue capaz de revertir la tendencia, y es que el brasileño está llamado a cubrir la banda izquierda durante la lesión del flamante fichaje blanco. Por la progresión que experimente el brasileño en estas semanas pasa parte del futuro del Real Madrid, ya que Benzema parece haber perdido la pegada que demostró al inicio de temporada y en la banda derecha no cesan las rotaciones.

Una de las conclusiones más compartidas sobre la derrota ante los de Guardiola es que la solidez del Real Madrid depende en gran medida de la presencia de Toni Kroos, que vivió toda la ida de octavos desde el banquillo. La contundencia defensiva que suele aportar la dupla Casemiro-Valverde, reduce los huecos para la entrada del alemán en el once. Aún así, todo apunta, a que después de la decepción de Champions, Zidane haga cambios en el once para incorporar a Kroos, buscando el control sobre el ritmo del partido.

Aunque el capitán blanco, Sergio Ramos, ya ha asegurado que «el Clásico no tiene que ser determinante, ya que aún queda muchísima Liga», una derrota en el Bernabéu daría a los rivales una ventaja de cinco puntos que aún no han disfrutado en esta edición. En cambio, la victoria local devolvería el liderato al Real Madrid, aunque sólo por un punto. Pero más allá de la clasificación, los de Zidane buscarán este domingo recuperar la solidez defensiva que les mantiene como la entidad que menos goles encaja de LaLiga (17 en 25 jornadas) y aliarse de nuevo con el Bernabéu, un «fortín» asaltado recientemente por City, Celta y Real Sociedad.