Real Madrid

LaLiga Santander

El plan del Real Madrid con Bale en el mercado de fichajes

El final de temporada del galés es igual al de las dos últimas temporadas

Gareth Bale
Gareth BaleAlberto R. RodánLa Razón

Da la impresión de que el representante del galés Gareth Bale habla más que cualquier otro agente en los medios. O puede que sólo parezca eso porque los periodistas y los aficionados nos centramos en lo que dice él mucho más que en lo que dicen los otros agentes de jugadores. Porque es probable que su representado, Gareth Bale, esté mucho más en la diana que cualquier otro futbolista del conjunto blanco. O por lo menos ninguno ha vivido o va a vivir el final de las tres últimas temporadas con constantes rumores sobre su marcha.

Alentado, también es cierto, por el propio futbolista, su dedicación, su manera de ser y, claro, su representante. Sucedió tras ganar la Champions en Kiev, se repitió durante el final de la pasada campaña (incluso casi se dio por hecho que no iba a volver a pisar el Santiago Bernabéu) y la historia se repite también ahora, con todas las extrañas circunstancias con las que estamos viviendo estos días. La nueva normalidad de Bale es muy parecida, en cuanto a incógnitas, a la antigua. El mundo está experimentando unos sucesos extraordinarios, impensables, y lo de Bale sigue donde estaba hace años. «Como siempre he dicho, es feliz en Madrid», explicó Barnett en declaraciones a la cadena británica BBC. «Aquí tiene buena calidad de vida», ha sido de lo último que ha dicho, para intentar que estas jornadas que quedan las pase con la mayor calma posible.

En un mercado devaluado y donde se esperan muy pocos movimientos, en el Madrid son conservadores respecto a los fichajes. Con una plantilla profunda y una serie de cedidos que se pueden recuperar, no parece que vaya a haber grandes operaciones.A no ser que Bale impulse a todos con una salida. EL Madrid apenas va a hacer movimientos. Tiene ganas de hacer el de Bale, pero sabe que es más complicado que nunca. Para alguien que ha ganado todo, volver y jugar en la Premier sería algo increíble, algo grande, pero no creo que quiera eso ahora mismo. Es muy feliz en el Madrid», dice Barnett, ya negociando su inmovilidad. El verano pasado había más dinero y a pesar de la voluntad de que se fuera y de los croquis que le hizo Zidane, no se movió.

«Tras el próximo acuerdo de televisión, con suerte los clubes estarán en una mejor posición, o cuando los aficionados comiencen a volver a los campos», continúa Barnett. Pero eso ya será en septiembre.