Real Madrid: Bale se reencuentra con Zidane tras no marcar con Gales

El último gol del extremo fue el 22 de enero en Copa del Rey ante el Unionistas. Ahora se incorpora a la pretemporada blanca

Presume Bale de sonrisa cada vez que llega a la concentración de la selección de Gales. Asegura que allí recupera las ganas de jugar al fútbol y la confianza que parece no sentir en el Real Madrid, donde la foto más habitual del extremo es la del gesto serio, casi hasta aburrido. Dice también que se encuentra en forma, que se siente fuerte y que con 31 años tiene ganas de continuar su carrera, aunque parece que ni la «vitamina» de estar con sus compatriotas le es suficiente para encontrar el gol.

Ha jugado en esta fecha FIFA 135 minutos en dos partidos con Gales y el resultado es el mismo que casi toda la temporada anterior con su club: 0 goles en un encuentro y medio. Ayer ante Bulgaria completó los noventa con algunas jugadas de peligro, pero sin encontrar esos goles que antes se le caían de los bolsillos. El de la victoria (1-0) en el tiempo añadido lo hizo su compañero Neco Williams, mientras él sigue acumulando minutos sin recuperar la puntería. En la primera jornada de la Liga de Naciones sólo jugó el primer tiempo frente a Finlandia y Ryan Giggs, su seleccionador, confirmó que el cambio estaba pactado con el futbolista.

Sus números en el curso que acaba de terminar no están a la altura de su nivel y es que el pasado 1 de septiembre se cumplió un año desde su último gol en Liga, que fue en el doblete que firmó en Villarreal en la jornada 3ª del campeonato anterior. Desde entonces, el gol al Unionistas en Copa (22 de enero) y poco más. Ahora, una vez terminados sus compromisos internacionales, se incorporará a la pretemporada del Real Madrid.

Zidane no cuenta con él, si se tiene en cuenta lo poco que lo usó en el reinicio tras la pandemia, y él asegura que fue el club el que bloqueó su salida el verano pasado. Él no quiere perdonar nada de su salario y la realidad es que tiene contrato por dos temporadas más. El rostro se le ilumina cuando le hablan de la posibilidad de ir a la Premier, pero el Madrid necesita una buena oferta por él para venderlo. Fue el elegido para tomar el testigo de Cristiano en el Bernabéu, pero no supo aceptar ese reto y ya no hay solución.