El plan de Sergio Ramos sobre futuro en el Real Madrid y lo que sospecha el club

Según ha desvelado Cuatro, el defensa tiene muy claro lo que quiere hacer a partir del 30 de junio cuando termina su contrato

Sergio Ramos, en un entrenamiento con Odegaard
Sergio Ramos, en un entrenamiento con OdegaardDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

La relación entre el Real Madrid y Sergio Ramos está más alejada que nunca, según anunció Josep Pedrerol en “El Chiringuito de Jugones”. La respuesta de Sergio Ramos ha sido una foto significativa. Es una pareja que ha pasado por muchos momentos, buenos, malos y muy buenos y ahora se encuentra en el punto más lejano de todos. Porque tienen que renovar y la dos partes se encuentran más distanciadas que nunca, con dos versiones distintas de lo mismo. Para el Madrid, Ramos pasa de la oferta que le han hecho. Para Sergio Ramos, esa oferta jamás ha sido algo formal, sino una conversación entre él y el presidente Florentino Pérez, sin mucho más recorrido. “El Real Madrid ya le hizo una oferta, Florentino le dijo lo que le podía ofrecer y le pidió que se rebajara la ficha un diez por ciento, algo que pidió a toda la plantilla y que dos jugadores ya han hecho”, asegura el director del programa. Esos dos jugadores que ya han renunciado a ese diez por ciento que les correspondía de esta temporada son Jovic y Odegaard. Mientras que Modric renueva bajándose ese 10%.

“Y pronto, más”, insiste Pedrerol. “pero no es el caso de Sergio Ramos”. Afirma el presentador de “El Chiringuito” que el Real Madrid le pidió que hiciera ese esfuerzo económico que Ramos no aceptó y aun así el club mantuvo la oferta, condicionada, eso sí, por la rebaja salarial. Si Ramos aceptaba reducir ese diez por ciento sus emolumentos, el club la daba dos años de contrato. Si no, estaba dispuesto a prorrogar el compromiso un año en las mismas condiciones.

“Voy a empezar a escuchar ofertas”, fue la respuesta de Sergio Ramos. Y según anuncian en el programa, la relación entre Ramos y el club se ha mantenido alejada desde hace más de un mes, cuando Florentino hizo la última oferta de renovación. Y asegura Pedrerol que no va a haber más llamadas del club a su capitán y que sólo hay un camino para que la relación se prolongue, que Ramos llame para aceptar la oferta.

“Que Ramos no espere una llamada de Florentino”, dice Pedrerol. Y así las cosas, en el Real Madrid “dan por hecho que Sergio Ramos estará fuera el 30 de junio”.

Hay otra versión de los hechos. En la Cope, Manolo Lama aseguró que Sergio Ramos insiste en que no ha recibido ofertas del Real Madrid, pero quiere acabar su carrera en el Real Madrid y no va a escuchar a nadie hasta que el club se pronuncie. Lo que quiere decir es que Sergio Ramos considera que no es uno más y que necesita un trato distinto. Eso se refiere a las formas, pero problablemente también al sueldo. Aunque ahora en el Madrid y en todos los clubes, todo se hace a la baja, el capitán considera que su papel en el Real Madrid ha sido, es y será más importante que cualquiera. Según ha asegurado Cuatro, seguir en el conjunto blanco es su máxima prioridad hoy en día. Pero quiere otro trato.

Bettoni, el segundo de Zidane, ha hablado de ese asunto: Sinceramente, no me preocupa. Veo a Sergio cada día, es un gran profesional, es nuestro campeón. De momento, nada nos preocupa, no vamos a arriesgar con él tampoco”, ha asegurado en la conferencia de Prensa antes del encuentro contra el Levante. “Veo al Sergio que conozco desde hace cinco años, el capitán, con corazón, que siempre está delante cuando pasa algo. Es un gran profesional, nadie puede dudar de esto. Está un poco molesto porque siempre quiere competir y jugar con el equipo, pero no veo a un Sergio diferente”..

Una de las cuestiones principales o quizá la más principal es si tiene ofertas con las que comparar lo que le ha ofrecido el Real Madrid. El PSG es el que está en todos los rumores, pero la entidad francesa tiene mucho asuntos por resolver este verano: Mbappé y su renovación y quién sabe si fichar a Messi. Muchas cosas y sobre todo, mucho dinero por medio.

La baza de Sergio Ramos pasa por contrarrestar la oferta a la baja del Real Madrid con otra que obligue a la entidad blanca a hacer un esfuerzo. Sin embargo, por boca del presidente ya sabe que si le llega una oferta mejor, el Madrid no va a hacer ningún movimiento. Simplemente le dará las gracias por todo lo que han vivido y le dirá que en el futuro Sergio Ramos siempre va a tener un sitio en el club blanco porque se lo ha ganado.

La historia es cuánto se puede alargar esta renovación llena de tiranteces, pausas y filtraciones a los medios de cada parte. Por poder, podría llegar hasta el 30 de junio, pero en el club tienen claro que es un asunto que no puede estar distrayendo la atención de uno de los jugadores principales del equipo, la del entorno y el resto del vestuario. Suerte, en esta ocasión, que no hay público en el Bernabéu que podría inclinar la balanza hacia un lado u otro, que podría echarse encima de Ramos o apoyarle. Todos los pasos se hacen con más frialdad.

Ahora bien, lo que se espera es que antes de que a finales de febrero llegue el encuentro contra la Atalanta de los octavos de final de la Champions, el Madrid y Sergio Ramos lleguen a un acuerdo, para bien y sigan junto o para mal y se separen.