Drama en el balonmano: estuvo 45 minutos en parada cardiorrespiratoria y ahora lucha por su vida

Alfredo Quintana, portero del Oporto y de la selección de Portugal, está en coma inducido

Alfredo Quintana es una de las estrellas del equipo de balonmano del Oporto.
Alfredo Quintana es una de las estrellas del equipo de balonmano del Oporto.GEORGI LICOVSKIEFE

El pasado domingo, el Oporto venció el Aguas Santas (26-34) en la primera división de balonmano de Portugal, con una nueva exhibición de Alfredo Quintana. El portero cubano-portugués, de 32 años, terminó con unos números de 14 paradas de 37 remates y volvió a ser uno de los jugadores más destacados del Oporto, líder de la liga.

El lunes, después de someterse a las obligatorias pruebas de covid-19 previas a los partidos de Liga de Campeones, el equipo aprovechó un descanso de media hora en el Dragão Arena, antes del entrenamiento de hockey sobre patines, para jugar un partido de fútbol sala. En un momento en el que el balón salió despejado hacia la grada y mientras hablaba con Tiago Cadete, el preparador físico del equipo, Quintana se desplomó, según contó O Jogo.

El médico del Oporto no pudo reanimarlo y tampoco los servicios de emergencia (INEM) que llegaron diez minutos después al pabellón. Quintana solo volvió a dar señales de vida ya en el Hospital de São João, gracias a la ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea), técnica que proporciona soporte cardiaco y respiratorio a pacientes que tienen el corazón y los pulmones dañados. Fueron 45 minutos de parada cardiorrespiratoria.

El corazón parece que está ahora estable, pero un TAC detectó un edema cerebral, generado por la larga parada cardíaca. El cuerpo tendrá que absorber el edema y sólo entonces se podrá determinar si hay daño cerebral. “El pronóstico es muy reservado. ¡Que Dios lo ayude!”, declaró uno de los médicos del Oporto.

Casado y padre de una niña, Quintana llegó al Oporto en 2010 y desde 2014 también es internacional con Portugal, selección a la que ha ayudado a crecer con sus actuaciones desde la portería.