Fútbol

La gran racha del Real Madrid desde que Zidane se enfadó en una rueda de prensa

“Se habla mucho, pero estamos aquí, vivos”, dijo el técnico blanco tras ganar al Celta y sumar ocho victorias y dos empates desde que Zizou pidió respeto para los suyos

Zinedine Zidane da instrucciones durante el partido entre el Celta y el Real Madrid
Zinedine Zidane da instrucciones durante el partido entre el Celta y el Real Madrid FOTO: Lalo R. Villar

Este sábado se cumplían 44 días desde aquella rueda de prensa en la que Zidane se enfadó. Pocas veces ha mostrado su malestar con las cámaras encendidas, pero en la previa del choque ante el Huesca no pudo más. Quiso reivindicar el valor de su plantilla y el suyo propio, harto de escuchar críticas apocalípticas sobre su despido inminente o lo acabados que estaban ya muchos de sus futbolistas. Venía el Real Madrid de perder con el Levante, en lo que era la tercera derrota en cuatro choques tras caer en la Supercopa ante el Athletic y en la Copa del Rey con el Alcoyano. Para muchos, la temporada del Real Madrid se había acabado, pero no para Zidane, que alzó la voz para buscar una reacción en su vestuario.

Y vaya si lo consiguió, porque desde entonces los blancos no han vuelto a perder y llegan al parón de selecciones con una racha de ocho victorias y dos empates en diez encuentros que ha dado la vuelta completamente al calcetín. «Se habla mucho pero aquí estamos, vivos. Hay momentos difíciles en la temporada y los hemos tenido. Ahora empieza lo más importante y creemos en lo que hacemos», decía Zizou después de ganar al Celta en Balaídos para seguir luchando por la Liga.

«Hay que seguir con lo que estamos haciendo. Son muchos partidos buenos últimamente, y entramos en el tramo final en el que se decide todo. Estoy contento por cómo defendemos y por cómo estamos físicamente. Con el Celta, por ejemplo, no fue fácil. Interpretamos bien sus fases ofensivas y controlamos su juego por dentro», explicaba el técnico blanco.

Tiene al equipo donde más o menos quería y tan feliz está por los buenos minutos de fútbol y puntería del arranque en Balaídos, como por la forma en la que se juntaron sus futbolistas para defenderse tras el descanso. «Sin balón estuvimos bien, muy juntos y fuertes. Y con balón, también. Nos metieron un gol, pero volvimos a lo de antes y eso te muestra el carácter que tenemos», continuaba Zidane, que no tiene que rendirse ante el momento de forma de Benzema porque ya estaba rendido desde siempre a su estrella. «Hacéis bien en preguntarme, porque es la hostia. Para los que les gusta el fútbol ver a Karim es un lujo», dijo antes de reclamar su vuelta a la selección. «Nadie entiende que no vaya con Francia, pero para mí, como entrenador del Real Madrid, mejor que se quede con nosotros. Lo que ha hecho ha sido espectacular. Es un trabajador y quiere siempre más».