Baloncesto

Michael Jordan pierde 425 millones de euros en un año

Su fortuna se ha reducido en un 24% por los efectos de la pandemia

La fortuna de Michael Jordan se ha multiplicado desde que se retiró como jugador de baloncesto.
La fortuna de Michael Jordan se ha multiplicado desde que se retiró como jugador de baloncesto.

La pandemia por la covid-19 ha hecho estragos en el patrimonio del exjugador de baloncesto Michael Jordan. Según la revista Forbes, desde abril de 2020, la fortuna de Jordan se ha reducido en un 24% y ha pasado de 1.775 millones de euros a 1.350. Es decir, 425 millones de euros menos. Esta pérdida de patrimonio está relacionada con las inversiones de Jordan fuera del baloncesto. Y es que su fortuna la ganó fuera de las canchas.

En sus 15 temporadas en las NBA Jordan ganó 93,8 millones de dólares. Y 63 de ellos en las dos últimas campañas que jugó con Chicago Bulls (1996-98). El contrato que firmó con Nike, y que inicialmente le reportaba 250.000 euros al año, se ha terminado convirtiendo en una extraordinaria fuente de ingresos para Jordan. Nike, cuyo valor se multiplicó gracias a esta alianza con Jordan, creó la línea Air Jordan, por la que factura 3.000 millones al año. Michael recibe cada año 100 millones por la utilización que Nike hace de su imagen.

En 2010 adquirió el 90% de las acciones de los Charlotte Hornets por 275 millones de dólares. En la actualidad, esas acciones de este equipo de la NBA están valoradas en 1.050 millones.

Jordan también consigue importantes ingresos anuales gracias a las indemnizaciones que logra por ganar juicios por la utilización indebida de su imagen. Gran parte de ese dinero lo dona a causas benéficas. Como donó los cuatro millones que ganó gracias al documental The Last Dance, de Netflix. Diversas ONG infantiles recibieron 23 millones que Jordan ganó en esos pleitos y también destinó a causas solidarias los 8,9 millones que le tuvo que pagar un supermercado por utilizar su imagen de forma ilegal.

Continúa siendo la imagen de varias marcas comerciales, posee un concesionario de coches en Carolina del Norte, es propietario de negocios relacionados con la hostelería y ha sabido invertir con acierto en el sector de las nuevas tecnologías. Ha invertido en e-sports, en empresas de desarrollo y diseño y es accionista de diversas start up. Una de las más exitosas es Gigster, que tiene su sede en San Francisco y permite a los usuarios crear proyectos tecnológicos bajo demanda.

Además, Jordan es copropietario de la exclusiva marca de tequila Cincoro. Sus socios en esta aventura empresarial son otros tres propietarios de equipos de la NBA: Jeanie Buss (Lakers), Wes Edens (Milwaukee Bucks), y Wyc Grousbeck (Boston Celtics).

La idea de poner en marcha este negocia surgió mientras Jordan y sus ahora socios esperaban a que les dieran mesa en pizzería Pasquale Jones, de Manhattan. Su intención era crear “un tequila con un acabado suave y largo como un fino coñac o whisky”, según Forbes. Cincoro tiene cuatro tipos de tequilas en el mercado (blanco, reposado de ocho a diez meses, añejo de 24 a 28 meses y añejo de 44 meses) y su precio oscila entre los 70 y los 1.350 euros la botella.

El acierto en las inversiones que ha hecho lejos del baloncesto ha permitido a Michael Jordan disfrutar de una vida de lujo, que incluye mansiones, barcos, aviones privados, vehículos de alta gama y motos, una de sus grandes pasiones.