Tenis

Moyá analiza cómo vuelve Nadal a la competición en Montecarlo tras sus problemas de espalda

El balear sólo ha disputado un torneo esta temporada: el Open de Australia. Ha perdido el número dos del mundo, pero lo puede recuperar en Mónaco

Nadal, durante su última participación en Montecarlo, en 2019. En 2020, el torneo no se disputó por la pandemia
Nadal, durante su última participación en Montecarlo, en 2019. En 2020, el torneo no se disputó por la pandemia

«Rafa llega bien», dice el técnico de Nadal, Carlos Moyá, desde Montecarlo. El tenista balear lleva unos días entrenando en el espectacular Country Club de Mónaco con el Mediterráneo de fondo, el lugar en el que volverá a la competición tras un parón de dos meses. En 2021 sólo ha jugado el Open de Australia, lo hizo con unas molestias en la espalda, y ahora regresa directamente en la tierra batida, su territorio. «Está descansado, con pocos partidos, y eso por una parte es malo y por otra, bueno», relata Moyá. «La parte positiva es que viene fresco de cabeza y físicamente, y los dolores de espalda están prácticamente olvidados. Hemos tenido más tiempo que nunca para preparar bien la temporada de tierra batida y está en buenas condiciones», afirma, por un lado, el ex número uno del mundo. «Lo negativo es que viene falto de rodaje, pero para mí es más determinante lo positivo, lo otro hay tiempo para ir cogiéndolo e históricamente él no ha tenido problemas en empezar bien la época de tierra batida», completa Moyá. «Sabemos que va a ser complicado, pero la historia dice que ésta es la época que más le gusta a Rafa, en la que más títulos ha ganado, donde mejor ha jugado... Vamos con optimismo y con ilusión de que lo haga bien», concluye.

A los tiempos extraños que vivimos se le juntó la lumbalgia, y Rafa renunció a las citas en pista dura de Acapulco y el Masters 1.000 de Miami. También lo hizo Djokovic después de conquistar Melbourne, y Federer tuvo una reaparición fugaz en Doha tras trece meses de baja y volvió a parar, de ahí que los jugadores que vienen por detrás han estado peleando por esos títulos que históricamente suele ganar el «Big 3». Ha sido como un pequeño ensayo de lo que le espera al circuito en las próximas temporadas, aunque todavía queden Rafa y Nole para rato.

La realidad es que Nadal y sus compañeros de profesión llevan prácticamente dos años sin jugar en tierra. El año pasado se suspendió la gira europea porque coincidió con el estallido de la pandemia, y se jugó Roma en septiembre y Roland Garros entre septiembre y octubre, con frío y muchos partidos bajo techo, lo que hizo que las condiciones habituales de la superficie lenta cambiaran. Esta vez, si el avance del covid-19 no da un giro espectacular para mal, se tendrán los torneos habituales, con Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y París como principales paradas. Es una normalidad relativa, porque el Grand Slam francés ya se ha retrasado una semana. «Se está alargando un poco todo, el hecho de no haber público... Bueno, en algunos torneos sí, pero en Montecarlo no va a ser el caso, no va a haber espectadores y quieras o no afecta un poco. Se está alargando más de la cuenta, al principio pensamos que era unos meses y ya el tema de la burbuja, las PCR, no salir del hotel, no salir del club... Va causando desgaste a nivel general en los jugadores, pero por otra parte se tienen que sentir privilegiados de que el circuito sigue en marcha, eso lo saben y son agradecidos la mayoría de ellos», reflexiona Moyá.

En este tiempo sin jugar, Nadal ha perdido el número dos del mundo a manos de Medvedev, pero está cerca. En Montecarlo 2019 (2020 no se jugó) Rafa perdió con Fognini en semifinales, después cayó en Barcelona y tuvo una pequeña crisis de confianza, pero se recuperó a tiempo para vencer en Roland Garros, que siempre es el gran objetivo y que este curso podría tener un significado especial: si vence alcanzaría los 21 Grand Slams, rompería el empate que tiene con Federer y se quedaría sólo en la cima.

Las claves del torneo

17 febrero. Fue el último partido de Nadal en 2021. Sólo ha jugado el Open de Australia. Renunció a Acapulco y Miami por los problemas en la espalda.

Teórico camino. En Montecarlo, si se atiende al ránking, sus rivales podrían ser: Mannarino, en octavos Dimitrov, en cuartos Bautista o Rublev, en semifinales Medvedev y en la final Djokovic, que también reaparece después de ganar en Melbourne.

11 títulos. Son los que tiene Nadal en Montecarlo: 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2016, 2017 y 2018. En su última participación, en 2019, llegó a semifinales. En 2020 no se disputó por la pandemia.

3 del mundo. Rafa ha bajado un puesto, pero está a 360 puntos de Medvedev.