Esperando a Mirotic

El Zenit ha limitado la producción del ala-pívot azulgrana antes del partido decisivo

Nikola Mirotic está sufriendo mucho en la serie ante el Zenit
Nikola Mirotic está sufriendo mucho en la serie ante el ZenitANATOLY MALTSEVEFE

Jasikevicius ya lo advirtió en cuanto conoció el cruce de cuartos con el Zenit. «Es un equipo de Final Four», dijo. Sus jugadores, como él mismo aseguró tras la derrota en el cuarto partido, no le debieron hacer mucho caso: «No he hecho bien mi trabajo porque mis jugadores no me creen: el Zenit es muy buen equipo». Tras ese buen equipo está la dirección de Xavi Pascual, el entrenador con el que Barça accedió por última vez a una Final Four en 2014.

La eliminatoria está siendo una tortura para la plantilla azulgrana. Y uno de los que peor lo está pasando es Niko Mirotic. La intensidad defensiva de los rusos y el físico interior de los jugadores del Zenit han convertido la serie en un calvario para el jugador más valioso de la primera fase. De los 16,9 puntos, 6,3 rebotes y 22 de valoración, el ala-pívot ha pasado a 9 puntos, 3,8 rebotes, 1,8 pérdidas y un 28 por ciento en tiros de dos. Si el Barça sigue vivo es gracias a los tres primeros partidos que se marcó Brandon Davies y a las aportaciones puntuales de Higgins y Kuric. El resto del equipo está desaparecido. La mejor evidencia de cómo ve la eliminatoria Jasikevicius es que Gasol fue titular en el primer partido y desde entonces su presencia ha sido testimonial. La fiereza y la exigencia extrema en el plano físico del Zenit ha convertido a Pau en un jugador de relleno.

El Barça llega al partido decisivo con la ventaja de no haber tenido Liga Endesa el fin de semana, pero con las dudas que dejó un cuarto partido sonrojante. La serie para el Barcelona es inquietante: cayó en el primer partido; salvó el segundo en la prórroga después de que Pangos tuviera un tiro para poner el 0-2; ganó con relativa autoridad el tercero, pero se desplomó en el cuarto. Y eso que el Zenit no cuenta con dos de sus cuatro jugadores más valorados en la primera fase: Ponitka y Gudaitis. Kevin Pangos, otro ex azulgrana, se ha hecho dueño y señor de la serie. Sus 18,5 puntos, 6,5 asistencias y 2,5 rebotes no han encontrado respuesta en la dirección del Barça. Calathes, Bolmaro, Hanga y Westermann se han visto desbordados por el canadiense. Y la defensa del Zenit ha hecho el resto. El Barça ha pasado a anotar siete puntos menos de los que sumaba en la primera fase (80,6-73,5).

Las dos últimas veces en que el Barcelona alcanzó un quinto partido, en 2016 y en 2019, la historia no acabó bien ante el Lokomotiv y el Anadolu Efes, aunque ambas eliminatorias se resolvieron lejos del Palau y en ninguna estaba Niko Mirotic.