Fútbol

España arropa a Morata

Después de las amenazas que ha denunciado públicamente el delantero español Luis Enrique y sus compañeros tratan de protegerlo antes del partido de octavos de final contra Croacia

Morata, en el último entrenamiento de España en Las Rozas
Morata, en el último entrenamiento de España en Las Rozas FOTO: Javier Lizon EFE

Cuando acabó el partido contra Eslovaquia, Koke se fue a abrazar a Morata. El delantero español no atraviesa un buen momento, está siendo muy criticado y recibe incluso amenazas hacia sus hijos en las redes. Además, había fallado un penalti. «He jugado con él en las categorías inferiores del Atlético, en el primer equipo y ahora en la selección. Es mi amigo más que un compañero y lo primero que hice fue darle un abrazo. Lo que más necesitaba era un abrazo de su mujer o de sus hijos y por eso le di un abrazo fuerte», explica el centrocampista de la selección.

Los futbolistas de la Roja y el seleccionador intentan proteger a su delantero de todo lo que está sucediendo a su alrededor. «Le puedo ayudar siendo lo más normal posible. Intentamos que esté centrado en lo que tiene que estar, que es la selección, porque recibir todo tipo de amenazas no es fácil. Procuramos estar normal, hacer bromas, es un tío gracioso que siempre está riendo, y desviar un poco el tema y estar centrados en lo que tenemos que estar», añade Koke.

«Creo que el asunto tiene un grado tal de seriedad que debe ser puesto en manos de la Policía. Insultar y amenazar de muerte a quien sea, pero más a niños o a familiares, es un delito muy grave y no tiene ninguna importancia lo que yo pueda decir en una rueda de prensa. Debe ser puesto en manos de las autoridades y que se corrija de manera rotunda», asegura Luis Enrique.

Morata confesó hace unos días en la cadena Cope que lo estaba pasando mal no sólo por los insultos y las burlas que estaba recibiendo en las redes sociales sino porque ya han dado un paso más y han llegado a amenazar a su mujer y a sus hijos. Incluso relataba cómo la gente insultaba a sus hijos el día del partido ante Eslovaquia por llevar la camiseta de su padre.

Morata recibe burlas por su falta de acierto ante el gol y por el penalti fallado ante Eslovaquia, pero es el delantero elegido por Luis Enrique. Y las estadísticas lo apoyan. No es fácil encontrar mejores goleadores que él con la camiseta de la Roja. Marca casi medio gol por partido, ha conseguido 20 en 43 encuentros.

Además, está muy cerca de convertirse en el máximo goleador de España en las fases finales de la Eurocopa. Lleva cuatro, los mismos que el «Guaje» Villa, que concentró todos en la Eurocopa de 2008, cuando la selección dio el salto para convertirse en la mejor del continente y la mejor del mundo. El máximo goleador de España en el torneo continental es Fernando Torres, que consiguió cinco. Tres de ellos en la de 2012, en la que fue máximo goleador de la competición. Morata marcó tres en la Eurocopa de 2016 y sumó uno más contra Polonia.

El delantero de la Juventus es uno de los supervivientes de aquel partido de la Eurocopa de 2016 disputado en Burdeos en el que España sufrió la remontada de los croatas, lo que provocó un cruce infernal contra Italia al que la Roja no sobrevivió.

Morata marcó el primer gol del partido, aunque en el recuerdo quedan el penalti que falló Sergio Ramos y el gol de Perisic en los últimos minutos que lo cambió todo.

Perisic sigue siendo uno de los jugadores fundamentales de la selección croata, junto a Modric, pero ha tenido que abandonar la concentración después de dar positivo por covid-19 el sábado. La federación croata anunció su positivo y que el resto de integrantes de la selección balcánica había dado negativo.

No está Perisic, pero sí Modric. «Es con Kovacic el jugador más talentoso en el medio campo. Modric en la selección varía un poco su posición. Tan pronto puede ser un segundo punta y aparecer en el borde del área para hacer gol o en el inicio del juego. Intentaremos quitar el balón al rival para minimizar sus posibilidades», asegura Luis Enrique.

Perisic es el recuerdo que podía atormentar a España, aunque después han vuelto a encontrarse con muy diferentes resultados. En la memoria de la Roja queda el 6-0 con Luis Enrique en el banquillo en un partido de la primera edición de la Liga de Naciones.

Pero sólo uno de los jugadores españoles que comenzaron aquel encuentro puede repetir en Copenhague, Sergio Busquets. También estaban De Gea y Gayá, que aún no han debutado en el torneo. Y en la segunda parte aparecieron Rodri, Azpilicueta y Thiago.

No ha pasado tanto tiempo, era en septiembre de 2018. Sin embargo, repiten más jugadores de aquella derrota en la Eurocopa de 2016 en la que también jugaron Morata y Jordi Alba, además del capitán.

España cambia Sevilla por Copenhague, pero no cambia nada más en la selección para Luis Enrique. «No ha cambiado nada, la misma actitud que tuvimos contra Suecia y las diez ocasiones de gol son las mismas que contra Polonia y contra Eslovaquia. Pero un resultado de esa contundencia te da un subidón de confianza y de energía», afirma el seleccionador.