Baloncesto

Drama en los Lakers: de los 50 puntos de LeBron a las amenazas de muerte

James ofrece nùmeros que nadie ha logrado con 37 años y Russell Westbrook, el fichaje que llegó recomendado por él y Anthony Davis, vive un calvario en Los Ángeles

LeBron James reacciona después de anotar un triple ante los Wizards. Acabó con 50 puntos
LeBron James reacciona después de anotar un triple ante los Wizards. Acabó con 50 puntos FOTO: Ashley Landis AP

Russell Westbrook, californiano, MVP en 2017 y con cuatro temporadas promediando un triple doble (10 o más en tres disciplinas del juego) fue el refuerzo galáctico de los Lakers el pasado verano. Visto de otra manera: fue el capricho de LeBron James y Anthony Davis para crear un nuevo «Big 3», aunque LeBron diga aquello de «yo opino porque me piden que lo haga, pero no presiono». Del equipo campeón en octubre de 2020 quedaban las estrellas y poco más. Año y medio después los Lakers son un solar y la situación de Westbrook es dramática. Asegura que su familia ha recibido amenazas de muerte y su mujer, Nina, ha denunciado mensajes «intimidatorios con palabras denigrantes y obscenidades a diario».

El base se ha convertido en la diana de la caótica temporada de los Lakers. Los medios en Los Ángeles la han tomado con él. También Magic Johnson: «Es el peor traspaso de la historia de los Lakers». Después de cuatro años en cuatro equipos diferentes llegó a una franquicia que afrontaba la temporada con la misión de olvidar el curso pasado y volver a aspirar al anillo. Se marcharon tres tipos importantes (Harrell, Kuzma y Caldwell-Pope) y llegó Westbrook con sus 33 años y un salario de 47 millones de dólares. Sus promedios no son malos (18,1 puntos, 7,6 rebotes y 7,2 asistencias con un 43 por ciento de acierto en tiros de campo), pero si se escarba la cosa cambia. Medios estadounidenses aseguran que no se habla con compañeros, que en los despachos de la franquicia se da por hecha su salida en verano y que el base quiere irse cuanto antes.

El equipo ocupa la novena plaza del Oeste con lo que no tiene ni siquiera asegurada la presencia en el «play-in», las eliminatorias previas al «playoff» que disputan del séptimo al décimo de cada Conferencia. El año pasado ya lo jugaron y lo superaron, pero cayeron en primera ronda ante los Suns, luego finalistas. Los Lakers han perdido siete de los últimos diez partidos, no ganan dos noches seguidas desde mediados de enero y la que era la mejor defensa de la NBA no está ahora ni entre las quince mejores. Es el equipo más veterano de la Liga, aunque la experiencia les sirva de poco. Nadie ha perdido tantos partidos como ellos (12) después de disponer de 10 o más puntos de ventaja. Al escaso rendimiento colectivo se han sumado las lesiones. Anthony Davis se ha perdido casi la mitad de la temporada. Y sin LeBron James están en el 30 por ciento de victorias.

Ha habido partidos en el flamante Crypto.com Arena en los que la propietaria, Jeannie Buss, se ha marchado antes del final. Y en L.A. dan por hecho que Frank Vogel, que ya ha probado más de 30 quintetos diferentes esta temporada, no va a seguir al frente del equipo. ¿Y LeBron? Su rendimiento a su edad (37 años) no tiene parangón en la historia de la Liga. Lo penúltimo fueron los 56 puntos en la victoria ante los Warriors; lo último, los 50 ante los Wizards. Después de 19 años en la NBA, anota 29,7 puntos por partido, la tercera mejor cifra de su carrera. Ha sido capaz de hacer 50 o más puntos en tres décadas diferentes, algo que sólo había logrado Jordan. Y es el único jugador que ha anotado 50 o más puntos con menos de 21 años y con más de 35. Tiene a Karl Malone, el segundo máximo anotador de la historia, a la vista y la próxima temporada podría superar a Kareem Abdul-Jabbar. Pero hay más. Quiere sumar más anillos como sea y, sobre todo, compartir cancha en la NBA con su hijo Bronny. «Mi último año lo jugaré con mi hijo. Donde quiera que esté él, allí estaré. Haré lo que sea necesario para jugar con él durante una temporada. Me da igual el dinero». LeBron termina contrato en 2023, pero en julio podría ampliar su relación con los Lakers hasta 2025. Bronny tiene 17 años y podría ser elegido en el draft de 2024. En la temporada 24/25 podrían compartir camiseta.