Deportes

El mensaje con toda intención de Fernando Alonso a la F1 que le puede adelantar un puesto... y su reto a la luna

El piloto español, que en el Gran Premio de Gran Bretaña acabó quinto tras una pillería, lanzó un duro mensaje a los directores de la competición y después prometió hacer un reto

Fernando Alonso en el Gran Premio de Gran Bretaña de F1
Fernando Alonso en el Gran Premio de Gran Bretaña de F1 FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Habrá pilotos con mejores coches, más fiables o más rápidos, pero pocos o ninguno tienen las habilidades y la picardía de Fernando Alonso para aprovechar todos los momentos de carrera en los que sacar alguna ventaja. Para eso es el piloto con más kilómetros en pista: 92.684 kilLómetros desdeb que en 2001 debutó con Minardi. Ha superado los 92.636 de Raikkonen. Tantos kilómetros que Alonso bromea sobre eso. “Bueno pues hagamos al menos la mitad del recorrido a la Luna”, ha escrito en las redes. Son 384.000 kms de distancia a la luna. Lleva una cuarta partes. Es decir, le queda tiempo en competición.

Su récordo lo logró en el Gran Premio de Gran Bretaña de F1 fue una locura desde el principio, con el dramático accidente de Zhou hasta la salidad del Safety car varias veces lo que ha determinado posiciones en la cabeza de la carrera, en la que Carlos Sainz buscaba por fin el premio gordo hasta que lo consiguió.

No muy lejos de ahí, sin hacer mucho ruido y mientras su compañero Esteban Ocon veía cómo el coche no le respondía, Fernando Alonso fue recortando posiciones hasta alcanzar los puestos de arriba. Lo mejor ocurrió al lograr el quinto puesto, en el tramo final de la carrera, con el Safety car parando los coches y sin que estos pudieran apretar el acelerador, pero no en todos los lugares de la carrera. Fernando Alonso ha terminado quinto, pero ojo porque ha sido duro con la F1 y espera más: Espero ser cuarto, porque Charles Leclerc se movió 3 o 4 veces peleando con Hamilton. Yo me moví una vez en Canadá y recibí 5 segundos se sanción”, ha dicho, tras la carrera, con toda la intención.

Al acabar de decirlo, el piloto español saca una sonrisa para dar a entender que su mensaje no va muy en serio, pero tampoco muy en broma. No está contento Fernando con algunas decisiones que se han estado tomando esta temporada y considera que se ha sido algo injusto con él.

En carrera, si no le perjudican, demuestra que se las sabe todas. Hay una zona en la que se pude acelerar sin incumplir las normas de la carrera y eso ha hecho Alonso para, por muy poco, dejar atrás a Lando Norris y buscar posiciones más adelante, en una carrera espectacular. “Ha sido la mejor carrera de todo el año en cuanto a competitividad. La primera salida la hicimos bastante bien, luego nos volvieron a colocar séptimos por desgracia. Y todos los que salían detrás nuestro desaparecieron, todo el mundo ganó posiciones menos los siete primeros”, decía el piloto español.

Al final el español de Alpine ha sacado un magnífico rendimiento a su coche y ha conseguido terminar quinto en Silverstone, una fenomenal posición y que supone un empujón a Alpine. El equipo francés llegó a este Gran Premio con varias variaciones en los coches y pese a la decepción de ver cómo Ocon no conseguía la fiabilidad en el suyo, el carrerón de Alonso confirma que la escudería francesa está trabajando bien para que las próximas carreras se siga pudiendo ver a Fernando Alonso entre los pilotos que pelean por las posiciones cercanas al podio. Incluso se quedó con ganas de más: “‘Checo’ tuvo un pinchazo y luego Verstappen pasó por roblemas. También ganamos la posición de Russell, con el accidente, así que al final sí que podíamos haber luchado un poco más”, aseguraba con ambición.

Si el coche sigue evolucionando y si la decisiones de los dirigentes de la competición no la toman con Fernando Alonso, habrá que tener mucha atención a lo que el piloto asturiano puede hacer en las siguientes carreras. Con Carlos Sainz ya con un Gran Premio y con la experiencia y el buen manejo de Alonso en todas las circunstancias, la F1 se pone más que excitante para los aficionados españoles, con dos pilotos con distintas características, pero con el mismo hambre para pelear por todo.